“La casa de los espíritus”: Política, amor y realismo mágico ★★★★☆

Carmen Conesa protagoniza "La casa de los espíritus" en el escenario grande del Español
Carmen Conesa protagoniza "La casa de los espíritus" en el escenario grande del EspañolJesús UgaldeTeatro Español

Autora: Isabel Allende (versión de Anna Maria Ricart). Directora: Carme Portaceli. Intérpretes: Carmen Conesa, Francesc Garrido, Guillermo Serrano, Borja Luna, Miranda Gas, Inma Cuevas, Gabriela Flores... Teatro Español, Madrid. Hasta el 16 de mayo.

La directora Carme Portaceli está empeñada desde hace un tiempo en llevar a los escenarios algunas novelas importantes de la historia de la literatura que no se caracterizan, precisamente, por su naturaleza teatral. Lo ha hecho recientemente con “Jane Eyre” o con “Mrs. Dalloway”, y ahora le ha metido mano nada menos que a “La casa de los espíritus”. Desde luego, la tarea no es fácil en ningún caso; pero hay que reconocer que esta vez el resultado es sencillamente brillante. Firmada por Anna Maria Ricart, la adaptación no podía haber condensado mejor la trama ni de manera más ágil. Una agilidad que se incrementa en el inteligentísimo trabajo de dramaturgia y de dirección, que ha permitido solapar las escenas de manera incesante, pero a la vez con mucha claridad, para dar continuidad en los recurrentes y necesarios saltos en el espacio y en el tiempo que demanda siempre la narratividad de un tipo de novela como es esta.

Es francamente admirable la forma de hacer que los actores entren y salgan en sus distintos personajes, y de hacer que estos, a su vez, entren y salgan en el espacio escénico –diseñado con la conveniente funcionalidad por Paco Azorín– y en la acción. Es verdad que al comienzo puede costarle un poquito al espectador identificar a esos personajes y contextualizar la trama en un marco espacial y temporal; pero a los cinco minutos… la cosa ya empieza a fluir, y no deja de hacerlo hasta el final, con el ímpetu de un torrente. ¡Y eso que la obra dura tres horas y 20 minutos! Pues, aun así, la ve uno sin pestañear.

Y eso, por supuesto, se debe también al gran trabajo que hace el compacto elenco, dentro del cual destacan especialmente Carmen Conesa, Guillermo Serrano, Álvaro Luna y un Francesc Garrido que gana muchísimo como actor cuando neutraliza, como aquí ocurre, ese peculiar soniquete que tiene diciendo el texto. Destaca asimismo el acertado diseño del espacio sonoro que ha hecho Jordi Collet, si bien sobran las dos o tres canciones que interpretan los actores y que aportan más bien poco al desarrollo de la historia. Y sobra mucho más, porque no tiene nada que ver con el código en el que se está representando la obra, lo de parodiar a un turbio personaje estadounidense vistiéndolo con el traje del Capitán América.

Lo mejor

Es un gran espectáculo muy difícil de hacer y que se ve con muchísimo agrado.

Lo peor

A pesar de su estupendo ritmo, es posible que alguno se eche para atrás al sacar la entrada cuando vea la duración.