MENÚ
jueves 18 julio 2019
17:21
Actualizado

Aretha Franklin, una vida dedicada a la música

  • Aretha con Martin Luther King en 1960
    Aretha con Martin Luther King en 1960 / Gtres

Tiempo de lectura 4 min.

16 de agosto de 2018. 16:44h

Comentada
16/8/2018

La cantante estadounidense Aretha Franklinha fallecido hoy a los 76 años

La semana pasada su familia informó de que se encontraba gravemente enferma

Sobre la legendaria cantante de soul ya hubo rumores hace meses de que padecía cáncer, aunque ella siempre fue muy discreta sobre su salud.

Nacida en 1942 en Menphis, Franklin lleva en la música desde los años 50 y cuenta con grandes éxitos como «Respect» y «Spanish Harlem», aparte de haber ganado dieciocho premios Grammy.

Su última actuación fue en noviembre de 2017 para un concierto en Nueva York de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida.

Aretha Franklin, una de las grandes voces de la música negra, reconocida como “Reina del Soul”, un título que incluso se le queda pequeño a una artista cuya influencia trascendió más allá de la música para ser uno de los símbolos de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y de la lucha feminista de los sesenta.

Hija del reverendo y de una cantante de góspel, Aretha Louis nació en Memphis (Tennesse) el 25 de marzo de 1942 y creció en Detroit (Michigan), después de que su madre abandonara a la familia cuando Aretha tenía seis años.

Comenzó cantando góspel en la iglesia de Detroit junto a sus dos hermanas en la iglesia en la que predicaba su padre, impulsor desde el púlpito de la lucha por los derechos civiles de los negros y uno de los principales confidentes de Martin Luther King, al que en 1963 ayudaría a preparar la ‘Marcha por la Libertad’.

Por entonces los Franklin eran una de las familias prominentes entre los afroamericanos de Detroit, y la joven cantante se codeaba con genios de la música religiosa y con apenas 14 años -también al piano-, grabó su primer disco, ‘The Gospel Soul of Aretha”.

Pronto abandonó el circuito góspel para instalarse en Nueva York, donde acabó revolucionando el soul y el jazz desde su primer disco con “Atlantic”.

Con la discográfica Columbia grabó diez discos en apenas seis años, aunque su único éxito fue la famosa ‘Rock-a-bye your baby with a Dixie Melody’. Después firmó con Atlantic y con el primer disco ‘I never loved a man the way I love you’ (1967), alcanzó fama internacional gracias, sobre todo, a‘Respect’, uno de los himnos de las reivindicaciones sociales de los años 60 del pasado siglo.

De la mano de Jerry Wexler, Arif Mardin y Tom Dowd, grabó las canciones que la convertirían en la gran diva del soul: ‘I never loved a man (the way I love you)’, ‘Baby I love you’, ‘Chain of fools’, ‘Since you’ve been gone’.

En 1968 trabajos como ‘Lady soul’ y ‘Aretha Now’ la reafirmarían como la indiscutible reina del soul, con canciones como ‘You make me feel like a natural woman’. Este tipo de música vivía su mejor época a la vez que Aretha hacía grande su figura en Estados Unidos y en Europa, combinando temas originales con versiones de The Beatles, cosechando éxitos incluso versionando el ‘Satisfaction’ de los Rolling Stones.

‘Chain of fools’ y ‘Think’ también se convirtieron en himnos de lucha por la igualdad, aunque Aretha siempre minimizó su influencia en aquella ola feminista de los 60 a la que puso banda sonora. No pudo impedir convertirse en símbolo de las mujeres que querían romper cadenas sólo con su música, sin necesidad de encabezar manifestaciones, de grandes discursos, de la misma forma que fue un referente de la lucha racial, especialmente desde que interpretó ‘Precious Lord’ en el funeral de Martin Luther King. Y en enero de 1968 la revista "Time" la sacó en portada, convirtiéndose en la primera mujer negra en aparecer en la primera de la prestigiosa publicación y en 2008 fue elegida por la revista Rolling Stone como la mejor cantante de todos los tiempos.

Tras la edad dorada del soul y el ‘boom’ de esos primeros años llegó un declive del que renació reinventándose, con canciones más bailables y disco, hasta tomar definitivamente un tono más pop, aunque nunca abandonó el soul.

Su aparición en la película ‘The Blues Brothers’ (1980), en la que cantó "Respect" y "Think", marcó el comienzo de una nueva etapa para Aretha. Con 18 premios grammy, entre ellos el que se le concedió como homenaje a toda su carrera en 1995, fue la primera mujer incluida en el Rock and Roll Hall de la fama en 1987 y la persona más joven en recibir un Kennedy Center Honor en 1994.

A lo largo de su carrera, Franklin ha colaborado con los artistas más relevantes, como Sinatra, James Brown, Elton John, Gloria Estefan, Whitney Houston o George Michael, una larga lista de duetos que ha contribuido a agrandar su leyenda. Aretha cantó en la ceremonia de investidura del expresidente Barack Obama en enero de 2009, al igual que lo había hecho antes en la del también exmandatario Bill Clinton en 1993.

Su última actuación fue en noviembre de 2017 para un concierto en Nueva York de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida. En marzo de este año, Franklin canceló dos conciertos en Nueva Jersey por "recomendación médica". Aretha es historia de la música, y su voz, uno de los mayores valores del patrimonio cultural estadounidense. El Consejo del Milenio de la Casa Blanca eligió su canción "Respect" para incluirlo en una cápsula del tiempo en la que se preservan importantes logros culturales para las generaciones futuras.

En cuanto a su vida privada, Aretha se casó en 1961 con Ted White su primer marido, tuvo tres hijos, Clarence, Edward y Teddy Jr., matrimonio que solo duró un año. En 1970 tuvo a su cuarto hijo con Ken Cunningham y en 1978 se casó con Glynn Turman, del que también se separó.

Efe

Últimas noticias