Actualidad

Javier Bardem: "Greta Thunberg es un milagro"

El actor presenta en San Sebastián «Santuario», un documental sobre su viaje al océano Antártico con Greenpeace para pedir mayor protección a la zona.

El actor presenta en San Sebastián «Santuario», un documental sobre su viaje al océano Antártico con Greenpeace para pedir mayor protección a la zona.

Publicidad

Esta 67 edición del Festival de San Sebastián arrancaba hace ya una semana a vueltas con el compromiso político y el activismo en Hollywood, con el caso de Jean Seberg, cuyo «biopic» inauguró la sección Perlas. En aquellos tiempos, cine y causas sociales o políticas no iban de la mano e incluso podía ser una apuesta arriesgada, como en el caso de la actriz de «Al final de la escapada». Hoy, la situación es diametralmente opuesta, de tal manera que cuesta encontrar un actor o actriz que no abandere alguna causa.

Los hermanos Bardem son justamente conocidos por su activismo político y social, además de por sus respectivas carreras cinematográficas. El clima es su bandera en el documental «Santuario», dirigido por Álvaro Longoria. Un filme que narra su viaje a la Antártida en un barco de Greenpeace y los intringulis de una campaña mediática de la organización ecologista. La preocupación por el mundo que heredarán sus hijos, asegura Javier Bardem, lo impulsó a emprender esta cruzada.

«Deberíamos estar preocupados porque es para estarlo, y no lo digo yo, lo dicen los expertos», manifiesta el actor de «No es país para viejos» en el Festival de San Sebastián, donde presentó «Santuario». En este contexto, la irrupción, no ausente de polémica, de la figura de la activista menor de edad Greta Thunberg, que hace tres días lanzó un encendido discurso en la ONU, es, para Bardem, un síntoma de esperanza. Más aún. «Es un milagro que nos ha llegado del cielo en este mundo tan cínico, manipulable, egoísta», manifiesta. El intérprete ve a Thunberg como «un espíritu y un alma pura, sin filtro y con todo el deber y el derecho de exigir un mundo mejor.Yo creo en lo que representa, pero es una pena que una chica de su edad tenga que asumir tan grande responsabilidad. Cuando los adultos se comportan como criaturas, las criaturas tienen que comportarse como adultos», añade.

Un plan frustrado

Publicidad

En «Santuario», los Bardem abogan por «unirnos, aceptar nuestras responsabilidades y proteger el planeta». Algo que se concreta en su caso en el establecimiento de un santuario marino en el océano Antártico, una petición de Greenpeace que no ha llegado a materializarse. «Resulta bastante frustrante el veto que Rusia, Noruega y China a esta iniciativa», que busca dotar de mayor protección una zona amenzada por industrias destructivas.

«Por mucho que digan que un actor debe solo actuar, me sublevo. Un actor es ciudadano y como tal puedo dar mi opinión». Así se defiende Javier Bardem de quienes critican su implicación en causas políticas y sociales. El intérprete no quiso entrar en detalles sobre la frustrada formación de Gobierno y la situación de la izquierda ante las nuevas elecciones, pero sí considera que la desunión política afecta a los planes climáticos: «Si no son capaces de llegar a una coalición, ¿cómo van a llegar a un pacto de Estado sobre el clima? Si no pueden imaginarse lo que va a ser de aquí a seis meses, ¿cómo van a completar cosas de aquí a 30 años?»

Publicidad

La presencia de Javier Bardem en el Festival de San Sebastián, habitual por otra parte pues es raro el año en que no se acerque a la ciudad vasca en estas fechas, se produce apenas un día antes de que su mujer, Penélope Cruz, recibe el Premio Donostia, una distinción que el también oscarizado Bardem no tiene aún en su haber. «Me hace mucha ilusión y me parece muy bonito que el Festival rinda homenaje a los suyos, a su gente, a los que trabajan aquí, y Penélope es una de las actrices más reconocidas a nivel internacional y nacional, por supuesto». El actor de «Mar adentro» y «Jamón, jamón» estará presente en la gala para apoyar a una Penélope Cruz que, asegura, «está mucho más que emocionada».

Un donostia para un Casanova

Donald Sutherland (Canadá, 1935), que recibió ayer el Premio Donostia en reconocimiento de su carrera cinematográfica, también se refirió al cambio climático: «La actitud de la ONU es una mierda», aseguró sobre la política climática. Respecto a su larga trayectoria, y aunque dijo verse incapaz de elegir una de sus películas, sí manifestó que «le encantó trabajar con Fellini», con quien lo hizo en «Casanova». El actor de «Los violentos de Kelly» y «Doce del patíbulo» se consideró un hombre de teatro y aseguró sentirse «no totalmente ajustado» a la situación actual del cine.