La noche de oro se viste de blanco

El tono marfil brilló en la antesala de los Oscar al igual que los palabra de honor y los encajes

Si no fuera porque al final de la alfombra roja no había un altar sino un sobre con el nombre del ganador de un globo de oro, la ceremonia del domingo bien podría haber sido una boda en toda regla. Eso sí, con muchas novias dispuestas a dar el «sí, quiero». La gran mayoría de las actrices apostaron en esta ocasión por los tonos claros, el palabra de honor y el encaje. Vamos, un clásico ya instaurado en este tipo de ceremonias. En resumen, podría decirse que en el plano estilísitico fue bastante aburrida, como también es costumbre y se echó en falta alguna propuesta arriesgada e impactante como lo fue la famosa pierna de Angelina Jolie en la anterior edición de los Oscar. Eso sí, réplicas hubo por doquier. Eva Longoria, Heidi Klum, Lea Michele, Halle Berry, entre otras, quisieron emular a la novia de Brad Pitt.

De corto también es posible

La que brilló con luz propia fue la protagonista de «Downton Abbey», Michelle Dockery que optó por un discreto y elegante vestido blanco de Alexandre Vauthier, entallado y con una pequeña cola, acabado en el pecho con unos motivos barrocos en tonos dorados espectaculares. También confió en este color la siempre explosiva Megan Fox con un Dolce&Gabanna crudo palabra de honor. «Deberían apostar por la naturalidad, lleven lo que lleven. Siempre ser uno mismo. Lo interesante es que tú lleves el vestido, no que el vestido te lleve a ti», explica Juan Duyos. Una apreciación que no tuvo en cuenta Anne Hathaway, quien también de blanco apareció con un anodino diseño de Chanel. Quien rompió la tónica general fue Marion Cotillard, que lució un controvertido Dior Alta Costura que desató opiniones para todos los gustos: desde el puesto de la peor vestida, a la más original. «Su estilismo fue mi favorito. Acertó en todos los sentidos. Los americanos y también los europeos tenemos bastante confundida la idea de que a una gala o a una alfombra roja hay que ir de largo; pero lo cierto es que se puede optar por no ir de largo y acertar plenamente como ocurre en este caso. De igual modo, me gustó mucho el de Helen Mirren, de Badgley Mischka. Es una actriz con un recorrido bastante largo y ha aprendido a vestirse muy bien», afirma Duyos.

Las anfitrionas de este festín nupcial que fueron los Globos de Oro también contaron con más de una invitada que puso la nota discordante. Jennifer Garner arruinó la propuesta de Vivienne Westwood y no porque el diseño fuera desacertado, sino porque no le sentaba bien se mirase por donde se mirase. Su escote, sin palabras. Igual que el Carolina Herrera de Lucy Liu. Los cortes sirena volvieron a pasearse por la alfombra roja, al igual que los «princess looks», como el de Amy Adams, que eligió un Marchesa acabado en tul color rosa empolvado, que quizá no resaltaba lo suficiente con su tono de piel. Las ondas en el cabello que lució la actriz fueron tendencia entre sus compañeras, que raya al lado volcaron sus melenas sobre el hombro dando aun más sensualidad a sus «looks».

El detalle

CURVAS DE EXTRARRADIO

A JLo le gusta marcar esas envidiables caderas que Dios le dio, pero ayer su «look» de Zuhair Murad le dio un toque vulgar, al que últimamente nos tiene acostumbrados. Su novio Casper, con chaqueta blanca, tampoco se quedó corto.