Cultura

«Minúsculos»: Una «delicatessen»

Directores: Thomas Szabo y Helene Giraud. Francia-Bélgica, 2014. Duración: 89 minutos. Animación.

«Minúsculos» empieza con un majestuoso plano sobre lo que parece un parque natural, filmado en suntuoso 3D. Los restos de un picnic darán paso al auténtico protagonista del filme, una mariquita que está aprendiendo a volar y que pierde a sus padres-instructores por el camino. En este prólogo no sólo se produce el inevitable viaje de lo macro a lo micro de toda película de animación entomológica que se precie de serlo –como en «Bichos» u «Hormigaz», la vida es una cuestión de escalas– sino que se mostrará la principal novedad de la propuesta: trabajar la animación incrustada sobre fondos reales. Por un lado, la combinación aumenta la sensación de profundidad, y por otro, resalta la modestia en el diseño de los personajes, que, sin una sola palabra que llevarse a la boca, trabajan una expresividad minimalista apoyada en una completa galería de efectos sonoros. Basada en una serie de cortometrajes para la televisión francesa, se le nota la endeblez en la trama, demasiado simple incluso para los estándares del cine infantil, pero la economía de recursos con que Szabo y Giraud han trabajado los movimientos y gestos y lo bien que aprovechan elementos banales para tender un puente entre lo grande y lo pequeño hacen de la película una «delicatessen» para fans de la animación europea.

Publicidad