Cine

Tom Cruise, ni para tomar impulso

El actor, a sus 54 años, continúa siendo un referente en los papeles de acción, en los que se implica personalmente, como demuestra ahora en la secuela de «Jack Reacher», donde vuelve a interpretar a un particular ex militar vagabundo.

Tom Cruise en una escena de acción de «Jack Reacher»
Tom Cruise en una escena de acción de «Jack Reacher»

El actor, a sus 54 años, continúa siendo un referente en los papeles de acción, en los que se implica personalmente, como demuestra ahora en la secuela de «Jack Reacher», donde vuelve a interpretar a un particular ex militar vagabundo.

Lee Child comenzó a escribir las novelas de Jack Reacher tras ser despedido de su puesto de trabajo en una cadena de televisión británica. De resultas de aquella «restructuración laboral» le salió un personaje con el que canalizar su rabia: un ex policía militar, un «outsider» que abandona su empleo y el entorno fariseico del Ejército de Estados Unidos para campar libre y a sus anchas, haciendo justicia y ajustando cuentas con su pasado. Una especie de vagabundo vengador que viaja haciendo dedo por toda la geografía americana y no duda en meterse en berenjenales que su extraordinaria habilidad y fuerza física resuelven para bien. Hollywood, siempre a la caza de héroes de acción con los que seguir nutriendo de testosterona y palomitas las salas, descubrió el potencial de Jack Reacher en 2012. Aunque el arranque en Estados Unidos de la cinta homónima fue tímido, al final el «box» mundial se saldó muy positivamente: 200 millones de dólares de recaudación frente a los 60 de presupuesto. Y, en los códigos actuales de la Meca del Cine, un éxito de taquilla solamente deja un camino: el de la secuela. Así, «Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás», que se basa en otra de las aventuras literarias pergeñadas por Child («Never Go Back», 2013), aspira a repetir la fórmula contando, cómo no, con el mismo protagonista: Tom Cruise.

A sus 54 años, el neoyorquino no se resigna a mirar «atrás» en su carrera y sigue empeñado en que su nombre se asocie a la acción. El intérprete de la saga «Misión: Imposible», que ya desde joven marcó su sello en cintas plagadas de adrenalina («Top Gun», «Días de trueno»...), inaugura con esta nueva entrega de «Jack Reacher» la segunda saga de su carrera tras la ya mencionada. Frente al Ethan Hunt de «Misión: Imposible», más «florido» en su interpretación, Jack Reacher apela a un héroe más introvertido y oscuro, siempre en el límite de lo legal como forma de vida frente a un «establishment» cuestionable. De hecho, el propio Cruise considera que éste «no es esencialmente un filme de acción, sino de personajes». Lo que no es óbice para que la cinta tenga varios momentos de lucha y persecución como mandan los cánones. En esto, dicen todos los que le rodean, Cruise sigue siendo profesional a ultranza.

Saltar, trepar, pelear

«El trabajo más aburrido en el plató es el de doble de Tom», asegura Edward Zwick, director de la cinta, quien ya trabajó con Cruise en «El último samurái». «Tom hace algunas escenas muy complicadas –continúa–: salta de un coche a una azotea, trepa por una tubería de un desagüe y conduce un coche que baja por unas escalinatas, pero todo esto se encuentra dentro de lo físicamente posible para él».

«Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás» plantea una historia de persecución y caza con dos bandos destinados a colisionar: de un lado, Reacher y la mayor Susan Turner que, cuando es encarcelada acusada falsamente de traición encontrará la ayuda de Jack para salir de prisión y hacer justicia; en el otro lado, una organización oscura en la que se mezclan militares y empresarios con intereses en el negocio de los contratistas en el Afganistán de posguerra. Ellos son quienes mueven los hilos para parar una investigación de la mayor Turner tendente a aclarar la compraventa ilegal de armas a los insurgentes afganos. Las polémicas actividades de los contratistas, cuyo papel ha sido numerosas veces discutido en la prensa norteamericana y mundial, ha quedado reflejado más o menos tangencialmente en varias películas de los últimos años. El propio Cruise integraba el reparto de «Leones por corderos» (Robert Redford, 2007), en la que se reflexionaba sobre el papel de la potencia invasora en aquel país. El propio papel ambiguo del ejército –contra el que no carga excesivamente las tintas esta cinta– ha nutrido ya numerosos guiones de Hollywood. Aquí, la perseverancia de la mayor Turner y los principios incorruptibles del «outsider» Reacher sacan la cara por la honestidad del héroe «made in America».

Precisamente, el personaje de Susan Turner es una de las grandes novedades de esta secuela. Y para muchos espectadores resultará sorprendente ver a Cobie Smulders en el papel de esta oficial inquebrantable. Smulders es indisociable (lo sigue siendo) de la popular «sitcom» «Cómo conocí a vuestra madre», donde hacía de la encantadora e inestable Robin. Con todo, los amantes de la Marvel saben que Smulders no es sólo una chica «de serie»: «Los vengadores» (2012) le dio la oportunidad de hacerse con un nombre y un personaje, Maria Hill, en la gran pantalla. Y el personaje cuajó, de modo que en los últimos años la hemos visto en «Los vengadores: La era de Ultrón» y «Capitán América». Su presencia está confirmada para las dos entregas futuras de «Los vengadores», en 2017 y 2018.

Un arma secreta

Smulders es «el arma secreta» de esta nueva entrega, en palabras de su director. Y ella se ha tomado el trabajo muy en serio: reuniones con militares y asesores, entrenamiento físico... «Pensé en todo lo que habría tenido que superar mi personaje, siendo mujer, para ser oficial del Ejército de los Estados Unidos y eso me ayudó a sentirme físicamente más fuerte, más capaz y a dominar mejor la situación». Poco antes del rodaje estaba con muletas por una lesión en la pierna. Pero, con tesón y esfuerzo, dicen, ha logrado cuadrar en el papel de mujer «de armas tomar» capaz, al mismo tiempo, de despertar el interés del esquivo Reacher: «Él se ve atraído por Turner porque ha heredado su antiguo puesto de trabajo y él sabe lo difícil que eso puede llegar a ser. Además, en cuanto oye su voz al teléfono sabe que es inteligente, atractiva y encantadora. A todos nos gusta el modo en que Cobie ha aportado todos esos rasgos al personaje», señala Tom Cruise.

Estrenada el 21 de octubre en Estados Unidos, la cinta, que ha costado 60 millones de dólares, ha recaudado ya 50. El respaldo del público en el estreno ha sido, de hecho, más entusiasta que con la cinta original, aunque la crítica norteamericana no termina de ver claro esta vuelta a las andadas de Reacher. Con todo, ya que el éxito parece encarrilado, habría que empezar a contar con una tercera entrega.