Del mejor Schumann

Víctor Pablo Pérez
Víctor Pablo Pérez

Obras de Schumann. Josep Colom. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Víctor Pablo Pérez. Auditorio Nacional, Madrid. 22-I-2018.

Una inoportuna gripe ha impedido la actuación, como pianista y director, en este programa schumaniano, de Christian Zacharias. Ha sido sustituido por Josep Colom en el teclado y por Víctor Pablo en el podio. Los sustitutos han realizado una muy buena labor, aunque la interpretación de la primera obra, la obertura «Manfred», no nos haya convencido. Es sin duda composición difícil, cuajada de cromatismos algo esquinados, de síncopas, revestida de una muy sombría orquestación. La ejecución fue un tanto premiosa y la orquesta no sonó, bajo el mando exigente del director, del todo empastada. La imagen sonora fue muy otra en la compacta, prieta, de tan intenso y arrebatado lirismo, «Sinfonía nº 4». Hubo fantasía en el despliegue sinfónico del primer movimiento, garbosamente marcado, elegancia en el diseño de la «Romanza», con excelentes intervenciones de maderas y chelo solista, agilidad y donosura en el Scherzo y una magnífica preparación, gradación y resolución en el pasaje de transición que lo une con el «Finale». Animado y bien planificado el movimiento postrero, con la coda «stretto presto» a toda presión. La orquesta respondió a las conminativas pero también persuasivas manos de su rector. Como lo hizo en el acompañamiento a Colom en el «Concierto en la menor», cuyo espléndido tema inicial fue expuesto estupendamente por maderas y teclado. Las subsiguientes variaciones nos dejaron ver las posibilidades expresivas del siempre equilibrado y preciso pianista barcelonés, al que encontramos en muy buena forma después de años de no escucharlo. Supo ser delicado en los pasajes más íntimos, trabajó con mimo las sutilezas del «Intermezzo»,y regular hábilmente el complejo balanceo rítmico de ese diabólico 3/4 del «Finale». Ahí solista y director hicieron gala de elasticidad, de convincente aplicación del «rubato» y de un buen control del contratiempo. Colom regaló al final una página bachiana.