MENÚ
martes 18 diciembre 2018
02:58
Actualizado

"El país de la basura", arte para denunciar las islas de plástico en el mar en ARCO 2014

  • Wasteland – The Garbage Patch State
    Wasteland – The Garbage Patch State
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de febrero de 2014. 17:40h

Comentada
Madrid. 18/2/2014

El proyecto "Garbage Patch State", el país de la basura, ha abierto hoy sus puertas en Madrid para denunciar la existencia de los vertederos marinos, auténticas islas de plásticos en los océanos a las que la artista María Cristina Finucci ha querido dar, por su inmensidad, categoría de "nación".

"El archipiélago de residuos plásticos que flota en nuestros océanos es un gran problema medioambiental invisible, por eso con esta obra he querido darle un nombre, una imagen y hasta una bandera", ha señalado la artista italiana Finucci. Esta realidad es "imperceptible" porque muchos de estos materiales se degradan y las acumulaciones pueden llegar a tener una profundidad de 30 metros, por eso Finucci decidió convertir esta "tierra de nadie" en un 'estado' y comunicar su existencia al mundo a través de este proyecto continuo, que va viajando por diferentes países.

A Madrid ha llegado una fase de esta iniciativa, dentro de las actividades de la feria ARCO 2014, y ha sido instalada en el Instituto Europeo de Diseño (IED Madrid), donde cuenta con dos escenarios que denuncian los 16 millones de kilómetros cuadrados de plásticos que flotan en el mar.

La primera parte de la obra, situada en el exterior del Instituto, es un manto de cientos de botellas de plástico, dentro de las que se han plantado semillas: crecerán flores y se creará un ecosistema para mostrar que todavía queda "esperanza", ha detallado Finucci. En cambio, por la noche, "no se ve nada" de esta parte de la obra para representar la invisibilidad del problema; sólo si uno quiere y utiliza el flash de su teléfono móvil o de su cámara de fotos podrá distinguir el conjunto de botellas, en el que lee el nombre de la nación de la basura, "Garbage Patch State".

El segundo escenario, en el que han colaborado alumnos del IED, está en una sala interior en la que se han colocado decenas de esferas blancas y azules para representar una ola de mar. "Las esferas impiden el paso, queríamos crear la sensación de ahogo que provoca la acumulación de plásticos", ha explicado Jorge Romero, alumno del centro que ha participado en el proyecto. Además, junto a las bolas han instalado luces y sonidos que "dan vida" al océano para mostrar cómo los residuos van dañando su salud.

La obra no pretende "atemorizar" ni utiliza imágenes alarmistas, sino que muestra un gran problema ambiental de forma "colorista y lúdica", ha detallado a Efe el comisario de la instalación, Pedro Medina. El mensaje que Finucci quiere mandar a través de su proyecto artístico no es la demonización del plástico, un "material necesario", sino la existencia de estas islas y la necesidad de reciclar, en lugar de seguir tirando al mar los residuos.

Esta obra, que estará en Madrid hasta el 7 de marzo, es parte del proyecto global Wasteland.

Últimas noticias