Literatura

A vueltas con la noche de Cavafis

Ersi Sotiropoulos narra los tres días del viaje que el poeta realizó con su hermano al París de 1897 y que significaron la madurez poética del autor

El poeta griego, Constantino Cavafis
El poeta griego, Constantino Cavafis

Ersi Sotiropoulos narra los tres días del viaje que el poeta realizó con su hermano al París de 1897 y que significaron la madurez poética del autor

Ersi Sotiropoulos nació en Patras, en 1954. Nos recibe en la céntrica cafetería del Círculo de Bellas Artes para contarnos sus sensaciones tras el éxito de su libro “Qué queda de la noche”. En un italiano exquisito, eso sí, no exento del acento singular griego del Peloponeso, la autora expresa su felicidad y orgullo por ganar el Premio Mediterráneo de Literatura 2017, pues ha sido su primer galardón en otro país dentro del género de la narrativa. En cuanto a la figura de Cavafis, la escritora helena se decidió por el gran poeta debido a una larga historia. En el 1984 organizó una exposición en el Palazzo Venezia en Roma y allí tuvo la ocasión de ver muchos archivos de su vida. Pero del viaje que Cavafis realizó con su hermano a París no había casi información, ni ninguna nota testimonial, lo que resultaba extraño en un tiempo espléndido para la capital francesa a la cual llegaba desde una Alejandría envuelta en tensiones políticas frente al Reino Unido, dentro del sistema colonial propio del XIX. Sotiropoulos se preguntaba: “¿Cómo era posible que existiese esa desinformación? Y desde este punto, alcancé la inspiración que necesitaba para escribir. Desde el vacío inicié a construir la novela”.

No sería hasta el año 2015 cuando empezó a elaborarlo pero esa idea ya estaba en su mente. En 1996 rodó un filme sobre Cavafis para la televisión francesa y aquel pensamiento no le dejaba tranquilo, sobre todo le inspiraba el sentimiento erótico del escritor y el periodo que vivió en París, porque a raíz de su estancia en la ciudad francesa el escritor se transformó, ya no escribiría de la misma forma, se liberó de la presión que su madre ejercía sobre él y pasó a un estado de madurez convirtiéndose en la gran figura literaria griega del siglo XX.

“Qué queda de la noche” sitúa la historia en un tiempo histórico, mientras que las demás obras se encuadraban en un marco contemporáneo. Ersi Sotiropoulos destaca la figura de Cavafis, la cual es muy interesante, porque murió sin ser famoso, falleció sin que se hubiesen publicado sus escritos. “Nos dimos cuenta de su gran valor, un poeta que tenía la capacidad de atravesar la línea temporal, escribía del pasado pero miraba al futuro, por eso es un poeta actual”, comenta Ersi Sotiropoulos.