Publicidad
Publicidad
Actualidad

Fantástica y muy sabia India

Una de las confluencias históricas más fascinantes, por lo que tiene de fusión entre el núcleo de las tradiciones Oriente y Occidente, es la de la India con la Grecia, que alcanzará su cénit sin duda en la época helenística, tras las conquistas de Alejandro Magno y el establecimiento de los reinos greco-indios. El reino grecobactriano, fundado como una escisión del seléucida (250 a.C.), acrecentó el área de influencia helénica en Oriente, estableciendo contactos fluidos con el subcontinente indio. Cuando Demetrio I (c. 180 a.C) lo invade tras la caída del Imperio Maurya se forma un reino indogriego que durará en torno a un siglo y procurará un gran eclecticismo cultural. Sin embargo, esos contactos databan de tiempo atrás, como muestran las primeras crónicas griegas de la India, que evidenciaban una historia de contactos anteriores muy fecunda. Un ejemplo es el caso de Ctesias de Cnido (fl. 401 a.C.), médico en la corte del rey persa Artajerjes II, al que, entre otras obras, se le atribuye un fascinante relato sobre las maravillas de la India titulado «Indiká» en griego y cuyos fragmentos, traducidos como «Relaciones de la India» (Dykinson), se han puesto ahora afortunadamente a disposición del público hispanohablante en una edición modélica. El libro incluye una completa introducción al texto y su contexto, con el original, la traducción, comentarios e índices. Todo ello a cargo de un reconocido experto en la historia de la cultura indoeuropea y en los contactos culturales entre oriente y occidente en el marco de la Persia aqueménida, el profesor Juan Antonio Álvarez-Pedrosa, catedrático de lingüística indoeuropea de la UCM. La obra original, lamentablemente, se perdió y la conocemos solo a través de un resumen realizado por el gran sabio bizantino Focio de Constantinopla, complementada por fragmentos de otros autores.

Publicidad

Hombres con cabeza de perro

El lector quedará asombrado por la descripción fantasiosa de la India, su fauna, su gente y sus costumbres: aves maravillosas, hombres con cabeza de perro, otros con un pie enorme a cuya sombra duermen, seres fantásticos como la mantícora, y otras muchas fantasías que cautivaron la imaginación de los griegos desde antiguo. Esos relatos tan sugerentes muestran un país de sabios, riquezas sin cuento y variados milagros que constituyen un buen testimonio para la historia de las mentalidades en cuanto a las creencias griegas y persas sobre la India. La importancia de esta obra es, en fin, difícil de subestimar como primer documento occidental sobre la India que data de antes de la conquista de Alejandro Magno.