Literatura

Militantes del relato

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Casi quince años editando. Editando cuento o relato, como prefieran. Narrativa breve. Libros de cuentos y libros de microcuentos, antologías temáticas y antologías geográficas, a modo de educación lectora las primeras, a modo de cartografía literaria las segundas. El catálogo de Páginas de Espuma está completamente lleno de cuentos. Al menos en su vertiente de ficción. Y a esta especialización, voluntad o militancia editorial, como prefieran, no podían faltar proyectos de envergadura. Los llamados «cuentos completos». Y uno edita cuentos completos a sabiendas de que nunca lo serán en el sentido más estricto del sintagma. Siempre quedarán dispersos o escondidos, para suerte de filólogos; piezas breves que vieron la luz en una revista desaparecida y olvidada durante los primeros años de escritura del autor, o que permanecerán encerradas en un cajón, de donde nunca, quizá, deban salir. En este punto nuestra labor comenzó muy pronto: los cuentos completos de la gaditana Ana Rossetti inauguraban el camino en el año 2000. Más tarde se irían incorporando Fernando Quiñones, Arturo Uslar Pietri y los recientemente desaparecidos Medardo Fraile o Javier Tomeo. Esta nómina obliga a detenerse, y reflexionar sobre el instante, sobre la decisión, de editar unos cuentos completos. ¿Cuando la obra se da por concluida con la muerte del autor? ¿Cuando la trayectoria de un autor así lo sugiere? En cualquier escenario que nos situemos parece que buscamos un porqué. ¿Es necesario? No obstante esta búsqueda de motivos se diluye cuando hablamos de clásicos, de maestros universales. Los que tienen que estar. Sí o sí. Para una editorial con especialización, voluntad o militancia por el cuento, como prefieran, es un deseo, una obligación, un gusto, haber abordado estos últimos años la edición sistemática e íntegra de los cuentos completos de un trípode que sustenta el cuento moderno: Poe, Maupassant, Chéjov, o en el orden que ustedes quieran. Poe, traducido por Julio Cortázar y comentado por un atlas de autores; Maupassant, editado y traducido por Mauro Armiño. Y ahora es el turno de Antón Chéjov, médico y maestro en esto del cuento, o de romper en su día el cuento. Editado por Paul Viejo, traducido por muchos y desde dos orillas, los cuentos completos del ruso universal se reúnen cronológica y exhaustivamente en una tetralogía de cerca de cinco mil páginas. Arranca con un primer tomo que recorre su escritura entre 1880-1885 y cuatro años de esfuerzo por delante. Editar cuentos completos. Completar así un catálogo. Cuentos al completo.