Magallanes-Elcano: La vuelta al mundo partió con 250 hombres

Un documento, descubierto en 1933 y que ha sido hallado ahora por un historiador español, arroja datos muy relevantes sobre la circunnavegación, como el número de marinos que se embarcaron o que Elcano impuso su criterio y decidió la ruta contra el de sus oficiales

La nao «Victoria», con la que Elcano completó la primera vuelta al mundo
La nao «Victoria», con la que Elcano completó la primera vuelta al mundo

Un documento, descubierto en 1933 y ahora traducido al español, arroja datos muy relevantes, como que Elcano impuso su criterio contra el de sus oficiales

El año de vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano un documento puede reescribir ciertos pasajes de cómo fue la circunnavegación o, al menos, arrojar luz o decubrir pasajes que permanecían ocultos gracias a un documento traducido por primera vez al español que demuestra, por ejemplo, que Juan Sebastián Elcano impuso su criterio para decidir la ruta con la que dio la primera vuelta al mundo, por encima del rumbo defendido por dos de sus hombres de confianza, el piloto griego Francisco de Albo y el maestre Miguel de Rodas.

Se trata de un texto localizado en Portugal, en el Archivo Nacional Torre do Tombo (Lisboa) bajo el nombre "Auto das perguntas que se fizeram a dois espanhois que chegaram à fortaleza de Malaca vindos de Timor na companhia de Álvaro de Juzarte, capitão de um junco", en castellano, "Auto de las preguntas que se hicieron a dos españoles que llegaron a la fortaleza de Malaca venidos de Timor en compañía de Álvaro Juzarte, capitán de un junco".

Transcrito a principios del siglo XX

Según consta en la web de los traductores, “el documento fue descubierto y transcrito en 1933 por el historiador portugués António Baião, y también más tarde por Neves Águas en 1986, aunque ha pasado desapercibido para la historiografía hasta ahora como la fuente indispensable que es. En él se contiene un relato de la expedición de la primera vuelta al mundo, de suma importancia por venir de uno de sus tripulantes, y por la cantidad y calidad de la información aportada”.

Y continúa: “La pregunta de cómo es posible que exista este testimonio del viaje queda respondida por el propio documento y por la historia que ya conocíamos sobre la expedición. Por la Relación de Fallecidos sabíamos que el 5 de febrero de 1522 huyeron de la nao Victoria "sin ser sentidos"el grumete Martín de Ayamonte y el hombre de armas Bartolomé de Saldaña, en la isla de Timor.

El documento que nos ocupa cuenta que poco tiempo después fueron encontrados allí por un navío portugués, siendo trasladados a la fortaleza de Malaca (actual Malasia), donde Martín de Ayamonte fue interrogado sobre el modo en que había llegado hasta Timor. Su testimonio, tomado el 1 de junio de 1522, fue redactado en portugués por un escribano, y terminó más tarde en Lisboa.

Los monzones no eran favorables

Uno de los traductores del documento, Tomás Mazón, autor de la web www.rutaelcano.com, ha explicado a Efe que Elcano, "sin mal rollo"con sus oficiales, hizo que prevaleciera su criterio porque entendió el ciclo de los vientos monzones, que no le eran favorables a la ruta que defendían Albo y Rodas por Malaca, la actual Malasia, y que pertenecía a Portugal, lo que al final resultó "determinante".

Elcano también descartó volver a España bordeando territorios portugueses porque temía ser apresado, ha añadido Mazón, que tradujo el documento junto a Braulio Vázquez Campos, del Archivo General de Indias de Sevilla, y a Cristóbal Bernal Chacón, experto en paleografía y en la historia de la expedición.

"Desde ahora, la historia de la expedición no podrá ser contada sin tener presente este documento"que recoge el interrogatorio de los portugueses a dos españoles que se habían escondido en la selva, ha recordado Mazón.

El grumete Martín de Ayamonte, uno de los detenidos por los portugueses, se escondió porque quería volver a España con otro de los barcos de la expedición, el Trinidad, que intentó hacerlo sin éxito por el este, y el por temor a naufragar en la navegación por el oeste prevista por el Elcano.

Además de la ruta decidida por Elcano, el documento confirma otros datos de la expedición: que Fernando Magallanes tenía a un pariente embarcado llamado Martín de Magallanes y que el capitán general sabía de la existencia de una armada portuguesa que se dirigía a la India, motivo por el que "quizás"esperaron 41 días en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Treinta portugueses a bordo

Una de los descubrimientos que también avanza este interesante texto hace referencia al número de marineros de toda índole embarcados y que se registra así: “...el dicho Fernando de Magallanes partió de dicho puerto de Sevilla y según el parecer del dicho Martín, vendrían a ser doscientos y cincuenta hombres en la dicha armada, entre los cuales habría treinta portugueses, poco más o menos...”, para registrar posteriormente que entre ellos estaba Martín de Magallanes, natural de Lisboa, y se decía pariente del dicho Fernando de Magallanes...”.

En las notas al pie de página elaboradas del documento se remarca que el número de 250 hombres es la cifra más alta que se ha podido encontrar en una fuente directa y “también es la más ajustada a la realidad que podemos hallar por los listados de embarcados, sueldos, fallecidos y pagos realizados. Es otro dato más que apunta a la credibilidad de este testimonio”.