Stefan Oldsal: «Nunca hemos querido dar respuestas»

El grupo, que acaba de cumplir 20 años en el escenario, gira por cuatro ciudades de España y termina en el Mallorca Live Festival.

El grupo, que acaba de cumplir 20 años en el escenario, gira por cuatro ciudades de España y termina en el Mallorca Live Festival.

El suyo es un largo cumpleaños que comenzó en 2015, cuando aún no tenían 20 de historia común como banda, pero Placebo sigue celebrando la efeméride cuando ya tienen 21. Su gran base de fans en España no sólo se lo perdonan, sino que lo agradecen. Tras pasar por Barcelona, su gira recala ahora en Madrid (mañana), Granada (4 de mayo), Logroño (6) y culmina en el Mallorca Live Festival de Calvià el 12 de mayo. Stefan Oldsal, miembro fundador, hace recuento de estas dos décadas.

–Después de este tiempo, ¿mantienen el entusiasmo?

–Bueno... es interesante la pregunta. De la música no puedo divorciarme, seguiré haciéndola hasta el día que me muera. No creo que los músicos puedan retirarse, es algo que le da significado a mi vida. Pero es cierto que soy una persona diferente que hace 20 años y en este tiempo, las responsabilidades y las prioridades cambian. Cuando cumples 20 años, es momento para mirar atrás, pero me he dado cuenta de que Placebo es un proyecto al que quiero seguir dedicándole mi vida. ¿Igual de entusiasta? Creo que sí, pero es que cuando tienes 20 años te crees supermán, piensas que todas tus ideas son las mejores del mundo, y con el tiempo te das cuenta de cómo es la historia de la música y de tu lugar en ella. Valoro mucho más lo que tengo hoy, pero al mismo tiempo sé que es más difícil crear algo que tenga significado.

–¿Son un grupo pesimista?

–Creo que los músicos siempre toman de materia prima lo que les pasa en la vida y que Placebo, en ese caso, siempre se ha preocupado por las emociones humanas con cierta tendencia a las oscuras. Sin embargo, en la última canción que hemos publicado, «Jesus Son», hablamos sobre el materialismo del mundo, aunque, me parece, en un tono más optimista que otras veces. Creo que era la canción correcta para ser parte de esa celebración, de ese disco de 20 años, como una mirada hacia al futuro.

–Dejan el significado abierto a interpretación.

–Esa es la belleza del mundo, que está abierta al observador para que complete la historia. Y Placebo nunca ha pretendido ofrecer ninguna respuesta a nada en la vida, sino conseguir generar una emoción en las personas individuales, ya sea que rían o lloren.

–¿Se le hace más difícil escribir canciones nuevas?

–Desde luego, no se hace más fácil. La única manera es seguir trabajando en ello, porque las cosas no caen desde el cielo. Se trata de estar cada día dentro de un proceso, que puede llegar a ser lo más frustrante del mundo, pero otras veces es lo mejor que me ha pasado en la vida.

–¿En estos 20 años, no se han cansado de alguna de sus canciones?

–Sí, muchas veces. Aunque hemos decidido celebrar lo que nos ha hecho lo que somos, a pesar de que alguno de esos temas ya no nos gustan. Sin embargo, a mucha otra gente sí, y lo tenemos que respetar, mirar atrás, y reconocernos. Algunas veces hemos tenido que reescribir temas para que nos hagan sentirlos mejor y volver a tener una conexión emocional en 2017. Así que hay que buscar el equilibrio entre lo que tu público quiere y lo que a ti te llama, porque, si no, te conviertes en un mono de feria, y eso es lo último que queremos, deseamos ser lo más reales posibles.

–Es buena idea reeescribirlas.

–Sí, porque el hecho de que la hayas grabado en un estudio no quiere decir que la canción esté acabada, puede seguir cambiando y evolucionando. Y puedes ajustarla. Eso supone dejarlas ser libres y no ponerlas en una caja fuerte.