Teatro

Almagro, de la mano del Cervantes

Los centros de Londres, Berlín y Nueva York difundirán el Festival Internacional de Teatro Clásico, una cita cultural dedicada al teatro del Siglo de Oro y el Barroco

«El Banquete»
«El Banquete»

Los centros de Londres, Berlín y Nueva York difundirán el Festival Internacional de Teatro Clásico, una cita cultural dedicada al teatro del Siglo de Oro y el Barroco

Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes, e Ignacio García, director del festival, han firmado en la sede del primero un convenio de colaboración que se concretará con su presentación en Berlín durante la próxima semana, así como en un acto similar a finales de junio en Londres, coorganizado entre la embajada de España y el Cervantes de la capital británica, y un encuentro en Nueva York que se dará en septiembre. Con esta oportunidad, el teatro clásico de los siglos XVI y XVII se internacionaliza y el Festival se dará a conocer al mundo el año previo a su 40 aniversario.

La cita cuenta entre 50.000 y 70.000 espectadores al año en 19 espacios de Almagro (Ciudad Real), indica Bonet, y ofrece jornadas dedicadas al teatro y conciertos de música barroca con el objetivo de divulgar tanto el teatro español como el hispanoamericano, a través de autores como Agustín Moreto o el Inca Garcilaso. Los centros del Cervantes actuarán como nexo de unión entre los países donde se ubican y el Festival, con el fin de promover las diferentes modalidades del teatro clásico y de otras expresiones artísticas vinculadas al Siglo de Oro, como la música o la danza, fuera de las fronteras españolas.

El Gobierno anunció hace tres años un proyecto que ofrecería la apertura de una nueva sede del Cervantes en Washington, idea que es ahora reclamada por Ciudadanos para su materialización y que buscará apoyos en el próximo Pleno del Congreso el 12 de junio. Según Bonet “no es momento de peticiones para Sánchez, sino de esperar a que primero se constituya su Gobierno”, indica, planteando su interés sobre quién será el ministro de Exteriores, “pues es quien decidirá respecto al Cervantes”.

Tanto el director del Festival como el del Cervantes han intercambiado elogios, siendo el teatro clásico para Bonet “una cuestión de Estado” que gracias al Festival “ha retomado la senda de La Barraca lorquiana y de los programas de teatro grabado que emitía en los años sesenta Televisión Española”. Para García, el Cervantes es “un compañero necesario” con el que actuarán como “un escaparate para contarle al mundo lo que es el Siglo de Oro”.