Cultura

Las Ventas

Ángel Sánchez coge el último tren en Madrid

El diestro formado en Colmenar Viejo aprovechó la oportunidad que le concedió su condición de finalista en la Copa Chenel cortando una oreja en Las Ventas

Ángel Sánchez en Las Ventas
Ángel Sánchez en Las Ventas Plaza 1

Confirmaba alternativa el francés Adrien Salenc, una de las grandes promesas del escalafón novilleril prepandemia. Pero el parón frenó su progresión. Así el 15 de agosto, Virgen de la Paloma, Patrona de bomberos y espadas, sigue siendo el día de las oportunidades para aquellos matadores que no han contado con oportunidades en las grandes plazas durante el resto de la temporada.

Salió un grandón y veleto Fuente Ymbro para la confirmación del galo. Toro complicado para presentarse en Madrid como matador. Le había avisado ya antes de lanzarle por los aires en un descuido. Lo castigó por bajo y se rehízo de la voltereta y le sacó una tanda por el derecho. Poco más. Tras una estocada caída, pero de rápido efecto, saludó a los tendidos. A pesar de la escasa bravura fue tarde de sustos la de ayer. Hasta el último momento hubo intranquilidad. La poca franqueza del segundo oponente de Adrien acabó sorprendiendo a éste, recibiendo un derrote a la altura del estómago. Milagrosamente no alcanzó carne. Tampoco se alargaría mucho, siendo consciente de que la tarde ya se había puesto plomiza hace tiempo y no presagiaba éxito alguno para él. Aun así el público madrileño supo reconocer su entrega con otra ovación. Una tarde de las que curten a los más jóvenes.

De oficio y sobriedad tiró Jairo Miguel, al que no se le apreció la falta de rodaje que acumula en los últimos años, aunque sí acusó una falta de transmisión a los tendidos, que no conectaron con él a pesar de firmar un buen par de tandas de derechazos. Se alargó por manoletinas con un segundo toro, que acortaba la embestida, aunque obedecía a los toques. Mató a la primera.

El extremeño, uno de los que intenta volver al circuito gracias al impulso de la Copa Chenel, veía como su gran tarde se le escapaba, con un cuarto ejemplar que empezó a despertar hostilidad en los tendidos. Fuente Ymbro, hierro fetiche de la empresa madrileña y que cada año reserva varias camadas para la Monumental, últimamente alterna una de cal y una de arena, destacando más en novilladas que en corridas. La afición madrileña despidió al espigado matador con una cálida ovación de despedida.

Ángel Sánchez disfrutaba de su recompensa tras su gran paso por la Copa Chenel, donde llegó a la gran final. Hace solo unos meses trabajaba en una perrera y había abandonado los trastos, pero el certamen de la Comunidad de Madrid le brindó una segunda oportunidad. El que no le concedió nada fue el tercero de Fuente Ymbro. No dejó de mirar a las tablas, desentendido y sin codicia alguna. Un verdadero desafío resulto banderillearlo, no había forma de que se arrancara. Al ver las nulas condiciones que tenía su oponente, Ángel se fue a por la espada con la esperanza de que todo ocurriese en el quinto. Y así fue. El que fuera alumno de la escuela de Colmenar Viejo asestó un vistoso recibo capotero por verónicas y colocó como ordenan las escrituras al toro en el caballo. Su cuadrilla hizo el resto, que acabó saludando desde el tercio tras banderillear. El quinto del ganadero Ricardo Gallardo, aunque sí mostró movilidad, tampoco aparentaba condiciones de triunfo, y justo cuando Ángel se empezaba a encontrar se llevó la voltereta de la tarde. Aunque el toro no fue a más, una gran estocada le proporcionó a Ángel la codiciada oreja. Varios años después de su exitosa presentación en Madrid como novillero y su alternativa con los Adolfos, Ángel volvía a vivir una bonita tarde en su plaza.

La ficha

Las ventas Festejo por la Virgen de la Paloma. La plaza registró un cuarto de entrada. Toros de Fuente Ymbro, bien presentados. El 1º, peligroso; el 2º, noble pero sin profundidad; el 3º, desentendido; el 4º, parado; el 5º, con movilidad; el 6º, soso.

Jairo Miguel, de blanco y plata, media, descabello (saludos); entera (saludos).

Ángel Sánchez, de beige y azabache, entera (silencio); buena estocada (oreja).

Adrien Salenc, confirmó alternativa, de cian y oro, caída (saludos), estocada entera (saludos).

La cuadrilla de Ángel Sánchez fue ovacionada en el quinto.