Una cinta taurina, favorita en una Cataluña sin toros

Las películas nominadas en catalán apenas suman cien mil entradas vendidas entre todas

«El bosque», con Pere Ponce
«El bosque», con Pere Ponce

No deja de ser curioso que una cinta sin diálogos –éstos aparecen, como en el cine mudo, en carteles que interrumpen momentáneamente la acción– esté incluida en la categoría de Mejor Película en Lengua Catalana en los Premios Gaudí. Para colmo, esta versión del cuento de los hermanos Grimm transcurre, fundamentalmente, en un ruedo taurino, precisamente un años después de que prohibieran los toros en Cataluña, pues une este relato universal con la tradición de los enanos toreros. De hecho, «Blancanieves» es el título favorito, con 12 nominaciones, que prácticamente repite las opciones de los Goya. Los académicos catalanes se han olvidado de Giménez Cacho como mejor actor, pero sí la nominan en las categorías de director, mejor protagonista femenina (Maribel Verdú y Ángela Molina), dirección artística, música original, fotografía y efectos especiales. Lo cierto es que este título, a pesar de las dificultades que tiene para distribuirse por ser mudo, es el único de los nominados en catalán que ha superado los cien mil espectadores. Las otras tres cintas apenas suman juntas cien mil entradas vendidas, frente a los 15,5 millones de espectadores que registró el cine español en su conjunto en 2011, último año del que hay datos.

«El bosque», de Óscar Aibar, aunque aspira, además de mejor cinta, a protagonista masculino y femenino, actor secundario, guión y montaje, apenas ha logrado hasta la fecha en los cines 8.099 espectadores y una recaudación que ronda los 60.000 euros. El carácter experimental de la película podría justificar el escaso botín en taquilla, lo que resulta más complicado en el caso de «Los niños salvajes», cinta triunfadora en el pasado Festival de Málaga, y que, sin embargo, no ha llegado a los 40.000 espectadores en salas (36.243, lo que ha reportado a 218.000 euros).

El mayor «éxito» en esta categoría es «Fèlix 11-23», codirigida por el presidente de la Acadèmia del Cinema Català, Joel Joan, y que recoge un episodio de catalanidad militante llevado a su máxima expresión: un niño de ocho años sobre el que pesó una condena de ocho años de reclusión por «amenazar» (según la Justicia) a una empresa para que realizara el etiquetado de sus productos en catalán. La productora presume de haber sobrepasado la barrera de los 60.000 espectadores a finales de diciembre y la cinta aún sigue en cartel. «[REC]3 Génesis» y «Lo imposible» optan a seis candidaturas, y «Las aventuras de Tadeo Jones» y «The Pelayos», a 4.

Tras anunciar las candidaturas, Joel Joan resaltó el éxito que han conseguido los Premios Gaudí durante todas sus ediciones así como la función de «aumentar la autoestima del sector» que conllevan. La próxima entrega se realizará por primera vez en el Barcelona Teatre Musical, durante una gala presentada por Andreu Buenafuente –que, curiosamente, presentó los Premios Goya, que este año más que nunca parecen ser los referentes de la industria en Cataluña, durante dos ediciones bajo la presidencia de Álex de la Iglesia– y que será retransmitida en directo por TV3 el día 3 de febrero, lo que supondrá, en palabras de Joan, la «puesta de gala de los premios». En la última hubo polémica por las alusiones a los recortes de CiU. ¿Cuál será la consigna este año?