Real Madrid

Este es el terrible calendario del Real Madrid en enero: Getafe, Supercopa, Atlético...

El equipo de Zidane vuelve a entrenarse el 30 de diciembre

Real Madrid - Athletic de Bilbao
Los jugadores del Real Madrid calientan antes del partido contra el Athletic Club de Bilbao correspondiente a la decimoctava jornada de LaLiga SantanderMariscalEFE

Las vacaciones siempre son peligrosas porque rompen el ritmo y luego, a veces, cuesta cogerlo. Zidane ha convencido a los suyos para que el 30 regresen a los entrenamientos listos física y psicológicamente. No les va a quedar más remedio tampoco, porque desde el 4 de enero, cuando el Real Madrid juegue contra el Getafe hasta la eliminatoria contra el Manchester City, en Champions, ya a final de febrero no va a haber descanso.

Si hasta Navidad el Real Madrid ha tenido que superar las pruebas de Mestalla, Sánchez Pizjuán, Wanda o Camp Nou, ahora lo que le espera son batallas intensas en muy poco tiempo. Porque el partido contra el Getafe, nada más volver, ya es comprometido. El equipo de Bordalás es el conjunto que menos remates recibe, lleva una línea ascendente y es sexto, a sólo dos puntos del cuarto, el Atlético. Es otra prueba más para el Real Madrid y su capacidad goleadora, que los dos últimos encuentros han puesto un poco en duda. No puede fallar el grupo de Zidane tras empatar contra el Athletic en casa.

Pero el Getafe es solamente el comienzo, la obra de apertura de un mes de enero que continúa con la Supercopa de España. El miércoles 8, el conjunto blanco estrena la nueva competición contra el Valencia y si gana, jugará la final el domingo 12 contra el vencedor del Barcelona-Atlético de Madrid. Es decir, después del Getafe, viaje a Arabia Saudí y encuentros de máximo nivel contra los mejores equipos de España. No hay tiempo para parar y corregir o para descansar.

Ese miércoles 15 de enero es el único que no va a haber fútbol. El sábado 18 el conjunto blanco recibe al Sevilla, tercero en la clasificación. Es decir: que en los tres o cuatro primeros encuentros de enero, los de Zidane se van a medir con el sexto (Getafe), el octavo (el Valencia); puede que Atlético o Barcelona si gana y después, el tercero, que es el Sevilla.

Y eso no termina ahí. Después del duelo contra los de Lopetegui, entre semana disputará la Copa, que excepto la final, se va a jugar ya en todos los miércoles antes de la Champions. Los equipos que están en la Supercopa de España se pierden las dos primeras eliminatorias y entran ya en los dieciseisavos. Se supone que el conjunto blanco tiene que pasar esa ronda y la siguiente, ambas a un partido, y plantarse en las semifinales.

Pero es que entre medias, en Liga, después del recibir al Sevilla, el Real Madrid viaja a Valladolid, quizá el encuentro más sencillo, a priori, y empieza el mes de febrero recibiendo al Atlético de Madrid en el Bernabéu. Por si eso fuera poco, la siguiente jornada suena también peliaguada: visita a Osasuna en El Sadar, uno de los campos más complicados de este campeonata, donde tropezó el Barcelona y a donde el equipo de Zidane va a llegar tras este increíble maratón de partidos.

El plan de Zidane de las rotaciones se pone a prueba de manera definitivamente ahora. Está la temporada en juego.