Tenis

Vuelve el tenis: se enfada, lo paga con las bolas... Y el cámara se lleva el pelotazo

El ruso Medvedev, tercer favorito, superó a Badane con comodidad por un doble 6-3

Daniil Medvedev, Aljaz Bedene
Medvedev y Bedene se saludan chocando las raquetas tras el encuentroFrank Franklin IIAP

El regreso del tenis en época de coronavirus está dejando muchos momentos curiosos. El choque de raquetas al final de los encuentros, las toallas que se le olvidan a Djokovic, porque los recogepelotas no las pueden tocar; el número uno con mascarilla y gafas protectoras mientras le tratan del cuello, que lo tiene dolorido... Y lo que sucedió en el duelo de octavos entre Bedene y Medvedev. El esloveno había perdido el primer set por 6-3 y se vio 2-1 y 15-40 abajo. Le molestó perder ese último punto y cuando le dieron la bola, la golpeó enfadado, sin demasiada violencia, todo sea dicho. Pero la dirección que tomó fue la de un cámara, que se llevó el pelotazo. El partido se detuvo un rato largo mientras veían cómo estaba el operario. Dijo que todo bien. La acción podía haber supuesto la descalificación de Bedene, pero el cámara le quitó importancia y todo quedó en un “warning” que le supondrá pagar una multa y poco más. Medvedev logró el break y se encaminó para llevarse este segundo parcial también por 6-3, y pasar a cuartos. Bedene se despidió de su “víctima” con un choque de puños antes de abandonar la pista.