El Gobierno italiano quiere parar la Serie A por la covid-19

La Federación y la Lega prefieren seguir jugando, pese al alto número de positivos

El fútbol italiano vuelve a estar en riesgo de suspensión a causa de la covid-19. Los 14 positivos, 10 de ellos futbolistas, registrados en el Genoa han puesto en alerta a las autoridades sanitarias del país, que defienden la paralización de la Serie A para frenar el número de contagios entre los jugadores y miembros de los equipos. Mientras, la Federación italiana (FIGC) y la Lega, el equivalente de LaLiga en España, defienden que se siga jugando.

“El campeonato debe ser suspendido”. Con estas contundentes palabras se expresó Sandra Zampa, subsecretaria de Salud del Gobierno italiano. “El protocolo que hemos suscrito habla claro. Cuando hay un número de positivos así de alto, solo podemos detener el campeonato. Los positivos no pueden jugar y pueden contagiar a otras personas. El protocolo fue suscrito también por la FIGC. En este momento, nadie nos está presionando”, manifestó Zampa este miércoles en el programa The Breakfast Club, de Radio Capital.

La subsecretaria de Salud también se pronunció sobre la posible presencia de aficionados en las gradas: “El comité técnico-científico se opone radicalmente a la presencia de aficionados en las gradas. Ya se ha expresado sobre esto”.

Estas declaraciones de Zampa pueden suponer un cambio de rumbo en la política inicial del Gobierno italiano en relación a los positivos que se han producido en la Serie A. Horas antes de que Zampa se posicionara a favor de la suspensión de la liga, el ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora, aseguró que no creía necesario detener el campeonato, aunque mostró su preocupación por lo sucedido en el Genoa.

“El protocolo de la FIGC es muy serio y complejo. Por eso, ahora, después de que se hayan tomado todas las medidas de precaución por parte del Genoa, y a la espera de los resultados de los test del Nápoles, creo que el campeonato puede desarrollarse como estaba previsto. Escucharé a Gabriele Gravina (presidente de la FIGC) y la próxima semana me reuniré con el presidente de la Lega, Paolo Dal Pino, y haremos un balance de la situación. Lamentablemente, el inicio del campeonato también se ha convertido en un experimento”, declaró Spadafora a Sky.

En la misma línea que Spadafora están situadas la FIGC y la Lega, que son partidarios de aplicar el nuevo protocolo establecido por la UEFA y según el cual, un equipo que tenga 13 futbolistas disponibles, con al menos un portero entre ellos, está obligado a jugar.