Mourinho desvela su verdadera relación con Guardiola

En los últimos años ha habido emotivos acercamientos entre los dos técnicos. El Tottenham del portugués y el Manchester City del español se enfrentan el domingo en la Premier

José Mourinho, en el último partido de Copa contra el Everton
José Mourinho, en el último partido de Copa contra el EvertonMartin RickettAP

“Sólo tengo buenos recuerdos de cuando trabajé con él”, dice José Mourinho de Guardiola antes de que sus equipos, el Tottenham y el Manchester City se enfrenten este domingo en la Premier. Los comentarios del portugués hacia su rival han cambiado mucho en los últimos años y nada tienen que con la guerra que vivieron cuando Mourinho entrenaba al Real Madrid y Guardiola, al Barcelona.

El problema de los entrenadores es que no es fácil desarrollar amistades, porque no nos vemos”, dice. “Nos vemos antes del partido durante un par de minutos y después del partido durante otro par de minutos y así es difícil”, añade Mourinho. Pero hace muchos años Guardiola y él tuvieron un tratamiento cercano. Pep era jugador del Barcelona y “Mou”, el ayudante de Bobby Robson, primero, y de Van Gaal, después, en el banquillo azulgrana. “Con Pep trabajé tres años y nos veíamos todos los días, celebramos títulos y no lloramos, pero sí sufrimos decepciones cuando perdimos torneos importantes”, asegura Mourinho.

Fue un gran periodo de nuestras vidas. Él como jugador y yo como técnico asistente y eso es lo que me queda. Sólo puedo tener sentimientos positivos hacia él, no tengo ninguno negativo”, asegura el técnico del Tottenham a pesar de que tuvieron enfrentamientos muy serios cuando coincidieron en los banquillos de los dos grandes del fútbol español. “Soy de una generación para la que lo que pasa en el campo se queda en el campo. Sólo tengo sentimientos positivos hacia él”, insiste.

Además, en los últimos años, cuando ya hace tiempo que no son rivales directos, ha habido emotivos acercamientos entre Guardiola y Mourinho. “Hay momentos en la vida que no se olvidan”, reconoce “Mou”. “Uno de ellos es cuando falleció mi padre. Él sabía lo importante que era mi padre para mí y me llamó por teléfono. Y cuando su madre falleció, yo hice lo mismo. Sólo tengo buenos recuerdos de cuando trabajamos juntos”, asume el técnico portugués.