El calvario de la golfista sueca Madelene Sagstrom: sufrió abusos sexuales con 7 años

Espera que su historia, que ha contado a través de las redes sociales, ayude a otras jóvenes en la misma situación

Madelene Sagstrom
Madelene SagstromInstagramLa Razon

La golfista sueca Madelene Sagstrom, número 62 del mundo, ha revelado que sufrió abusos sexuales provocados por un adulto, amigo de su familia, cuando tenía 7 años. Tras mantenerlo en secreto durante 16 años, espera que su paso adelante para contar su trauma sirva para ayudar a personas que se encuentren en la misma situación.

A sus 28 años, Sagstrom ha contado que “durante dieciséis años actué como si nada pasara”, antes de compartir su historia en 2016 con su mentor Robert Karlsson. “Me sumergí en el golf, que fue mi salvavidas. Y, como jugaba bien, todo iba bien”.

Madelene Sagstrom ha realizado un intenso viaje de curación y autodescubrimiento durante los últimos cinco años. Ahora, la golfista sueca ha decidido dar otra paso al compartir en las redes sociales su primera entrevista en cámara en la que hablaba de haber sido abusada sexualmente cuando era niña. Durante 16 años, Sagstrom mantuvo el secreto. Ella no le dijo nada a nadie. Y la carcomió por dentro. “Realmente no me gustaba quién era”, afirma Sagstrom. “Ni siquiera podía ponerme loción corporal en las piernas porque odiaba mi cuerpo debido a lo que alguien me hizo”, añade.

Sagstrom creció en Enkoping, Suecia. Un día, cuando tenía 7 años, visitó la casa de un amigo de la familia. A menudo hacía el viaje con su hermano, pero ese día iba sola. Fue durante esa visita cuando Sagstrom sufrió abusos sexuales. Ella recuerda el abuso pero trató de sacarlo de su mente y lo descartó como si no fuera un gran problema. Otros han experimentado cosas mucho peores, se decía a sí misma. Se refugió en el golf: “Se convirtió en algo que absorbió toda mi energía”, explica Sagstrom.

Pero mientras Sagstrom trabajaba con su entrenador y mentor, el jugador de la PGA y del circuito europeo Robert Karlsson, para manejar sus emociones en el campo de golf, él la instó a buscar la razón subyacente más profunda de sus arrebatos emocionales y finalmente decidió contarlo. “Contárselo a Robert fue el mayor paso que di y es la razón por la que gané tres torneos en 2016 y conseguí la tarjeta para el circuito LPGA. No necesitaba esconderme más”, sentencia.

En 2017, Sagstrom compartió públicamente su historia por primera vez. Participó en una campaña en Suecia, “Inte ensam, aldrig glömd”, que se traduce como “No solo, nunca olvidado”. Como parte de la campaña, Sagstrom reveló en Facebook el abuso que sufrió, el dolor que sufrió y su camino hacia la curación. En primer lugar, la joven esperaba que el mensaje sirviera de consuelo a cualquiera que, como ella, hubiera vivido con el secreto del abuso sexual: “Quería que supieran que no están solos”. Sagstrom dice lo mismo al final de su reciente video en las redes sociales, que incluye un número de teléfono de ayuda a las personas víctimas de agresión sexual.

“Como seres humanos, todos nos enfrentamos a desafíos y traumas. Historias duras, profundas y emocionales que cambian quiénes somos y cómo nos vemos. Esta es mi historia. Una historia sobre cómo manejé el trauma y me convertí en la persona que soy hoy. Cómo he cambiado la forma en que me veo a mí mismo y veo mi propio valor. Si estás ahí fuera y te sientes solo, recuerda que no lo estás. Estamos todos juntos en esto y siempre hay luz al final del túnel” ha escrito la golfista en su perfil de Instagram.