Baloncesto

Así explica LeBron el triple ganador que logró a ciegas: “Veía tres aros y apunté al del medio”

Draymond Green le había metido el dedo en el ojo un minuto antes

LeBron James anotó el triple definitivo en el Lakers - Warriors delante de Curry
LeBron James anotó el triple definitivo en el Lakers - Warriors delante de Curry FOTO: Mark J. Terrill AP

Los Lakers vencieron a los Warrios por 103-100 gracias a un triple espectacular de LeBron James que tiene mucha historia detrás. La canasta llegó cuando quedaba poco menos de un minuto para el final, pero todo empezó un poco antes. Con 97-98 a favor del equipo de Curry, la estrella de los Lakers hizo una entrada a canasta con todo y no anotó porque Draymond Green le hizo una falta muy dura. Al balón no llegaba y el pívot de Golden State golpeó directamente en la cara de LeBron, que además se dobló la rodilla al caer, pero la pierna le aguantó. “En esa jugada, el dedo de Draymond fue directamente a mi ojo y por eso me costó recuperarme un poco. Quería estar seguro que estaba bien, que no sangraba y que podía ver un poco, lo suficiente para terminar el partido”, explicaba después el jugador de los Lakers.

Le estuvieron tratando un rato, echándole suero en el ojo, y pudo continuar. Mientras, se revisó la acción y se decidió que no era una falta flagrante, que era normal. Anotó uno de los dos tiros libres y el partido llegó empatado 100-100 dentro del último minuto. Atacaban los Lakers y defendió muy bien Golden State. Se comían la posesión los californianos y Caldwell-Pope se la dio a LeBron, que estaba a nueve metros. “Lo primero fue mirar el reloj. Vi que tenía que lanzar y por lo menos que llegase al aro. Lo segundo es que veía tres aros porque me habían metido el dedo en el ojo en la jugada previa cuando entré a canasta. Así que apunté al del medio. He practicado lo suficiente para meterla”, explicó “King” James. Después, supieron dejar su canasta limpia y Curry ni siquiera pudo intentar anotar desde tres en los dos ataques que les quedaron a los Warriors.

Así se firmó la clasificación de los Lakers, defensores del título, para los playoffs en séptimo lugar, tras un partido que al descanso perdían por 13 puntos. “Ha pasado algo de tiempo desde que estábamos en la post-temporada. Ha pasado algo de tiempo desde que teníamos uno de esos partidos de energía, de esfuerzo, en los que cada posesión cuenta. Pero una vez que hicimos los ajustes en la segunda mitad, fuimos capaces de responder y ganar”, explicó LeBron. Ahora, tendrán que hacer frente a los sorprendentes Phoenix Suns en la primera eliminatoria.