Fútbol

El baile de los debutantes para España

España debuta en la Eurocopa con sólo seis jugadores en la plantilla de los que participaron en el Mundial de Rusia hace tres años. Suecia mide el estado físico, mental y psicológico de los españoles

Luis Enrique y sus jugadores, durante el entrenamiento en La Cartuja
Luis Enrique y sus jugadores, durante el entrenamiento en La Cartuja FOTO: José Manuel Vidal EFE

«Ha sido una semana difícil, pero los seres humanos tienen la capacidad de adaptarse. Estamos pensando en el futuro y con esperanza», asegura Luis Enrique antes de enfrentarse a Suecia. El partido inaugural de España en la Eurocopa mide el estado físico y mental de la selección después de todo lo sucedido. Ha sido una semana de entrenamientos individuales o en grupos reducidos y con la convivencia limitada.

Un torneo de esta importancia, además, es una realidad nueva para la mayoría de jugadores de la selección. Y también para Luis Enrique en el banquillo, aunque eso no preocupa al seleccionador español. «Creo que tengo experiencia como entrenador más que de sobra en grandes competiciones, a pesar de ser mi primera Euro», asegura.

«Los años pasan para todos, los jugadores no son eternos y se van retirando. Cuando tomo la selección la idea no era hacer una reestructuración», asegura. Aunque la reestructuración está hecha. Sólo seis jugadores sobreviven de la lista que confeccionó Lopetegui y dirigió Fernando Hierro en el Mundial de Rusia hace tres años. Y es posible que sólo dos de ellos estén sobre el campo en el estreno ante Suecia.

Uno de ellos puede ser Jordi Alba. «Hemos hecho todo lo que teníamos que hacer. El trabajo que hace el míster es importantísimo y muy bueno y físicamente hemos ido entrenando con preparador físico y la gente del staff. En ese sentido no ha cambiado mucho la concentración», asegura.

«Todos los jugadores estamos acostumbrados a jugar cada tres días. El calendario está así, por una desgracia no se pudo jugar el segundo amistoso, pero estábamos preparados. Todos los jugadores estamos en las mismas condiciones, todos estamos preparados y también con muchas ganas de ayudar al equipo», reconoce el que hoy será el capitán.

«El primer partido siempre es importante porque es tomarle el pulso a la competición. Todos deseamos empezar con victoria pero no es un partido fácil por el rival y por ser el primer partido», reconoce.

El seleccionador transmite tranquilidad y no le preocupa la falta de liderazgo en el grupo. Sergio Ramos se quedó fuera de la convocatoria por la lesión que apenas le ha permitido jugar en el año 2021 y Sergio Busquets está pendiente todavía de reincorporarse al grupo después de haber dado positivo por covid-19 hace una semana.

«No le falta liderazgo porque hay muchos jugadores que van a tener que liderar porque son los que toman las decisiones en el terreno de juego», explica. Pero el principal líder de la Roja es él. «Por supuesto que soy uno de los líderes. Los entrenadores siempre somos líderes, tenemos que decidir quién juega y quién no. Si un entrenador no es líder, mala señal», añade. «Cada entrenador es un líder en potencia y debe serlo. Liderar fuera está bien pero es más difícil liderar en el campo. Nuestra fuerza es el grupo, nuestra fuerza es el equipo y estamos preparados», advierte el seleccionador español.

Luis Enrique no ha despejado las dudas que presentaba España en los primeros días de concentración. Aunque en su cabeza todo encaje, no revela, por ejemplo, quién será el portero ante Suecia. «Va a salir entre David de Gea, Robert Sánchez y Unai Simón», dice.

El estreno puede servir para medir las posibilidades de España en el torneo. Si el torneo se desarrolla con normalidad, no encontrará un rival verdaderamente complicado hasta los cuartos de final, donde se debería cruzar con Inglaterra o alguno de los componentes del grupo de la muerte: Francia, Portugal o Alemania. «Me encantaría que esta selección diera el paso de ganar títulos. Si no se diera esa circunstancia será el momento de reconocer que hay algún equipo mejor. El objetivo es clasificarse, si puede ser como primero, mejor. Y si no, como segundo y si no, como tercero», asegura Luis Enrique. Lo importante es seguir vivo e ir avanzando en el torneo.

Para él es su primera experiencia en un gran torneo como seleccionador, aunque vivió varios como jugador. «Es muy diferente, no tiene nada que ver. Recuerdo la ilusión con la que fui a mi primer Mundial. Más que nada me tenía que preocupar de de tener un buen rendimiento. Como entrenador la película es muy diferente», reconoce. La gran responsabilidad es para él.