Juegos Olímpicos

Enmanuel Reyes Pla se queda sin medalla por una decisión discutida de los jueces

Perdió a los puntos por decisión dividida con el cubano Julio la Cruz y se queda fuera del podio olímpico

Enmanuel Reyes Pla perdió con Julio la Cruz
Enmanuel Reyes Pla perdió con Julio la CruzBUDA MENDESREUTERS

Le faltó poco a Enmanuel Reyes Pla, el “Profeta” llegado de Cuba, para dar una medalla al boxeo español en los Juegos Olímpicos. El honor de ser el último medallista español en este deporte sigue perteneciendo al seleccionador, Rafa Lozano, desde Sydney 2000. Reyes se encontró en los cuartos de final con el cubano Julio la Cruz, que lo apartó del podio después de derrotarlo a los puntos.

Perdió el primer asalto el español, superado por el peculiar estilo de La Cruz, que confiaba más en sus piernas que en sus manos. Con la guardia baja y sin dejar de moverse por el cuadrilátero, dejaba que Reyes tomara la iniciativa a la espera de poder cazarlo en una contra.

Así consiguió su superioridad en el primer asalto, pero el español no se precipitó en la búsqueda de los puntos o de un KO definitivo. Poco a poco y con paciencia, pero con decisión, fue tomando el mando en el segundo asalto. Cayó dos veces La Cruz, aunque no fueron caídas claras que fueran a penalizar los jueces. También cayó el español, que se agarró a las cuerdas después de un tropiezo, pero consiguió igualar la pelea en las cartulinas de los jueces.

Quedaba todo para el tercer asalto. La Cruz buscaba el momento de encajar su mano en el rostro de Reyes y se agarraba constantemente para que el español no entrara en la distancia de golpeo. Hacía esfuerzos el “Profeta” por no demostrar a los jueces que él no quería abrazos, con las manos caídas esperaba a que se soltara el cubano.

Eso no fue suficiente para convencer a los jueces, que dieron ganador a La Cruz por decisión dividida. Sólo uno vio un triunfo del español. La Cruz, que ya fue campeón olímpico en Río en el semipesado, se asegura la medalla ahora en el peso máximo.

“Vamos a arrancar cabezas”, prometía Reyes después de su primer combate, pero no pudo con el cubano, compañero de entrenamientos durante muchos años antes de que el español abandonara la isla en busca de un futuro mejor. Habrá que seguir esperando cuatro años para encontrar un sucesor a Rafa Lozano.