“Me masturbo siete veces al día”, el secreto del éxito de Tyson Fury

El campeón del mundo de los pesos pesados bromea sobre su “entrenamiento” y asegura que se retirará después de la pelea contra Dylian Whyte

Tyson Fury durante la rueda de prensa de presentacion del combate contra Dylian White
Tyson Fury durante la rueda de prensa de presentacion del combate contra Dylian White FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Cobarde. Es una perra. Va a terminar noqueado y él lo sabe”, decía Tyson Fury de Dylian Whyte en la conferencia de prensa de presentación del combate que les enfrentará el próximo 23 de abril en Wembley con el título mundial de los pesos pesados en juego. Whyte, británico como Fury, no se presentó y Fury aprovechó para exhibirse. “No me quiere ver cara a cara porque tiene miedo de que me meta en su mente y todas esas mierdas que hacemos ahora. Pero soy un peleador a la antigua, me gusta pelear en corto y en persona”, asegura.

“Esta es la pelea británica de peso pesado más grande desde el Lewis-Bruno... Sé que Dillian Whyte vendrá preparado”, asegura Fury, que se mantiene imbatido, con un récord de 31 victorias y un nulo. Lennox Lewis y Frank Bruno se enfrentaron en 1993 en Cardiff, también con el título en juego. Lewis lo retuvo por KO técnico en el séptimo asalto.

Whyte no acudió a la conferencia de prensa por diferencias en el reparto de los ingresos por el pago por visión. “Va a recibir la bolsa más grande de su vida. Debería estar aquí besándome y lavándome los pies. No quiere este cara a cara conmigo porque va a ver fuego en mis ojos”, exclama el campeón.

“En los próximos años verán que fue una pelea realmente buena y que él no tuvo ninguna participación en ninguno de los preparativos, ni en ninguna de las fotografías, no habrá revistas viejas para mirar”, dice sobre la ausencia de Whyte. Si no quiere participar en este evento es su problema.

Fue después cuando anunció que se retirará después de su pelea con Whyte el 23 de abril. “Seré doble campeón del mundo invicto, con 150 millones en el banco y sin tener que demostrar nada”, asegura. “Lo que quiero hacer cuando deje el boxeo es tumbarme en una playa, beber una piña colada, conducir un Ferrari y vivir en un yate. Eso haré”, afirmó.

Pero lo mejor lo guardaba Fury para los espectadores del “Show de Pat McAfee” en Youtube. Allí reconoció también que quiere dedicarse a hacer películas, una de ellas sobre su vida. Y amplió los datos sobre su retirada. “Tengo 34 años, he sido profesional durante catorce, llevo boxeando más de 20. Tengo mucho desgaste. Estoy invicto y soy dos veces campeón mundial, que es estar en la élite. Sólo una persona antes acabó invicto: Rocky Marciano. Seré el segundo. Puede ser mi última pelea. Quiero retirarme como campeón invicto”, afirma.

Pero lo más curioso fue la confesión sobre el “secreto” de su éxito. “Me masturbo siete veces al día, hay que mantener la sangre circulando. Lo único en lo que voy cargado es en testosterona, por tocarme tanto durante estos años”, comenta bromeando.

La retirada de Fury evitará el combate de unificación de todos los títulos de los pesos pesados ante el ucraniano Oleksander Usyk, que se los arrebató a otro británico, Anthony Joshua. No se refirió a ese posible combate, pero sí a la decisión de otros boxeadores ucranianos, como los hermanos Klitschko o Lomachenko de unirse al ejército de su país. “Me parece fantástico lo que están haciendo. Yo sería el primero en unirme, si Inglaterra o Estados Unidos se involucraran. Si eres de ese país y vives ahí, defiéndelo ahí. Ama a tu mujer, y pelea por tu país”, exclama.