22-20. A España le faltó un empujón

Las «guerreras» caen en su estreno en el Mundial ante Noruega, las campeonas de todo. Tuvieron sus oportunidades de llegar al empate

Marta Mangué lideró al equipo en la segunda parte

Un empujón, un palmo, un suspiro, un pelo... tan cerca de Noruega estuvo la Selección femenina de balonmano en su estreno en el Mundial, pero ahí se quedó, a falta del último paso para dar la gran sorpresa y derrotar a las campeonas de todo. Quizá porque no se lo terminaron de creer; tal vez por mala suerte, por ese tiro al larguero de Begoña Fernández o ese penalti fallado por Nerea Pena, o parado por Lunde, según se mire, cuando el marcador señalaba 20-22 en los últimos dos minutos; y, con toda seguridad, por la mala gestión de las superioridades, algo que han intentado trabajar mucho durante la preparación; o a lo mejor por una mezcla de todo ello, pero las «guerreras» no pudieron ganar en su debut. Las conclusiones, no obstante, deben ser positivas ya que el rival que había enfrente era el peor posible. España comenzó el partido dominando con las rápidas salidas de Eli Pinedo y las acciones de Marcarena Aguilar. Pero las nórdicas se fueron entonando y al descanso ya llegaron con el partido igualado. Y de esa manera se mantuvo todo el segundo tiempo, con las jugadoras noruegas siempre un punto por delante, un gol arriba, dos, uno, empate... Así durante los 30 minutos, pero las «guerreras» no llegaban a ponerse por delante. Marta Mangué ponía el esfuerzo en las chicas de Jorge Dueñas y Mork (8 goles) era la protagonista en el bando contrario. Las mejores oportunidades llegaron al final, pero las medallistas de bronce en los Juegos de Londres tampoco lograron superar a su oponente en los últimos cuatro minutos, que jugaron en superioridad. Un aspecto a mejorar, aunque, como siempre, las españolas irán de menos a más para estar finas en los cruces, en los octavos de final, que deben alcanzar sin problemas. El comienzo fue fuerte, pero su camino a partir de ahora se suaviza.