Deportes

Ajax, las claves de la revolución

El equipo holandés ha recuperado sus valores de siempre para llegar a las semifinales de la Champions y hacer del fútbol algo más que una cuestión de dinero

DOMINGO GARCÍA- madrid

Publicidad

«Voy a marcar el gol de la victoria», le dijo De Ligt a Frenkie de Jong antes del encuentro. «Es tu momento», le comentó el centrocampista ya fichado por el Barcelona cuando se produjo el córner que acabaría clasificando al Ajax para semifinales. No es cuestión de predecir el futuro, es sobre todo cuestión de fe. El Ajax la tiene en lo que hace y se la ha devuelto a todos los que creen que el fútbol es algo más que dinero. Durante años se ha dedicado a criar jugadores para otros equipos. De Jong, por el que el Barcelona ha pagado 75 millones de euros, es el último. Pero no será el único.

Ése es el castigo del Ajax. Sabe que sus proyectos son perecederos porque económicamente no puede competir con los grandes del continente. La globalización del fútbol ha resultado un atentado que lo condenó al segundo plano durante muchos años. Pero lo bueno del Ajax es que siempre resucita y ha confiado en sus valores de siempre, en el balón, en la cantera y en fichajes de futbolistas jóvenes que salen disparados hacia clubes más poderosos triplicando su precio para regresar.

Para recuperar todo eso ha sido decisiva la contratación de Erik Ten Hag, el entrenador que ha alimentado el fútbol del Ajax en el último año y medio. Ha dado confianza a jugadores que ya tenían un papel secundario en el equipo que jugó la final de la Liga Europa hace dos temporadas contra el Manchester United. Con él se cierra el círculo de entrenadores que han cambiado el fútbol en los últimos 35 años. Cruyff empezó todo en el banquillo del equipo de toda su vida y se llevó sus conocimientos al Barcelona. Nada de lo que es ahora el club azulgrana podría imaginarse sin él. Y con Cruyff aprendió Guardiola, que volvió a revolucionar a partir de 2008, cuando asumió el mando del banquillo azulgrana. Ten Hag era el entrenador del filial del Bayern de Múnich cuando Pep entrenaba al primer equipo. Y ahora es el hombre que ha devuelto al Ajax a las semifinales de la Copa de Europa por primera vez en 22 años. Todo vuelve al principio. «Nuestro estilo es como el de Guardiola, pero él lo aprendió de Cruyff», asegura el preparador holandés.

El Ajax sigue siendo el Ajax de siempre. Y sigue siendo el lugar de nacimiento de jugadores como De Ligt, que no ha cumplido todavía los 20 años, pero ya es el capitán de un equipo histórico. Con 17 ya era titular en aquella final contra el United. Ziyech también la jugó. Igual que Onana y Schone, uno de los escasos veteranos que tiene el equipo. Neres, De Jong y Van de Beek eran secundarios que aparecieron en la segunda parte. Ellos son ahora la base de un equipo que lleva jugando la Liga de Campeones desde el mes de julio. El día 25 comenzaron su participación contra el Sturm Graz. Disputó tres eliminatorias previas y en los ocho meses que han pasado desde su debut, sólo el Real Madrid ha sido capaz de ganarles. Contra el Bayern empató los dos partidos en la fase de grupos y ha derrotado al Real Madrid y a la Juventus como visitantes.

Publicidad

La imagen de ocho futbolistas en el área contraria o en el borde no es extraña en el Ajax, que ha añadido mucha velocidad y ritmo al juego de posesión. No es el equipo que más pases da –hay cinco por encima en la clasificación–, ni su posesión es exagerada, se queda en el 54 por ciento, pero es tremendamente efectivo en las combinaciones. Apenas pierde balones, tiene un 84 por ciento de acierto en el pase, y suele finalizar las jugadas. Sólo el Manchester United dispara más que el Ajax y sólo el Barcelona dispara más veces entre los tres palos. Entre los futbolistas pasa lo mismo, sólo Messi dispara más veces a portería que Ziyech. Pero nadie remata más que el marroquí. Sin embargo, la clave es la precisión. Y a ella el Ajax ha llegado a través de Tadic. El serbio es el delantero del equipo sin ser delantero, es el falso «9» que ya utilizaron Guardiola con Messi y Del Bosque con Cesc. Ese detalle táctico le ha servido a Tadic para ser el tercer máximo goleador de la competición con seis goles –empatado con Cristiano y por detrás de Messi y Lewandowski– sin necesidad de ser el más insistente en el remate. Hay 20 jugadores en la Champions que han disparado más que él y en su equipo, además de Ziyech, Van de Beek también dispara más. Pero hay cosas que los números no son capaces de explicar.