Fútbol

Así es un osteosarcoma, la enfermedad que sufría la hija de Luis Enrique

Se trata del sexto tipo de enfermedad infantil más frecuente y representa alrededor del 3% de casos de cáncer pediátrico.

Biopsia que muestra la formación de osteoides en una tinción de osteosarcoma / Wikipedia
Biopsia que muestra la formación de osteoides en una tinción de osteosarcoma / Wikipedia

Se trata del sexto tipo de enfermedad infantil más frecuente y representa alrededor del 3% de casos de cáncer pediátrico.

Xana, hija de Luis Enrique, ha fallecido este jueves a los nueve años de edad víctima de un osteosarcoma, el cáncer de huesos más común en los niños. Conocido también como sarcoma osteogénico, se trata del sexto tipo de enfermedad infantil más frecuente y representa alrededor del 3% de casos de cáncer pediátrico.

Es un tumor óseo maligno derivado de las células que generan el hueso. A pesar de que es una enfermedad muy poco frecuente, se diagnostican cuatro nuevos casos al año por cada millón de niños.

El osteosarcoma suele ubicarse en los huesos de mayor longitud, donde el crecimiento óseo es más rápido. Es por ello que este tumor aparece normalmente en el húmero, el fémur o la tibia, aunque también puede formarse en cualquier hueso del cuerpo humano.

¿Por qué se desarrolla el osteosarcoma?

El osteosarcoma puede deberse a una base genética y, en algunos de los casos, hereditaria, aunque todavía se desconoce la causa real de este tipo de cáncer. Sin embargo, con un diagnóstico y un tratamiento adecuado, la mayoría de los niños con este tumor se recuperan.

Algunos expertos vinculan el osteosarcoma a la exposición a radiaciones ionizantes por tratamientos de radioterapia a causa de otros cánceres. La edad promedio de diagnóstico de esta enfermedad es a los 15 años, aunque este tumor también es común en personas de más de 60.

Los síntomas más comunes del osteosarcoma son dolor e hinchazón en la zona afectada. El dolor puede empeorar al hacer ejercicio físico o por la noche, y se puede formar un bulto o hinchazón en el zona afectada.

El tratamiento de esta enfermedad infantil incluye la quimioterapia, seguida de una cirugía para extirpar las células cancerosas. Esta operación suele permitir extirpar con eficacia el cáncer de huesos, a la vez que la quimioterapia puede ayudar también a eliminar las células malignas que permanecen en el cuerpo.