El fichaje y la salidas que le quedan al Real Madrid de Zidane

Bale
Bale

El verano de ventas del Real Madrid puede llegar a un récord. Tras la venta de Theo al Milan, el Real Madrid suma unos 125 millones recaudados en ventas de futbolista. El Milan ha pagado 20 por Theo; entre Kovacic y Llorente sumaron 85 y el traspaso de Raúl de Tomás al Rayo sumó otros 20. Sólo la salida de Reguilón, al ser cesión, no ha dejado dinero en el club blanco. El año pasado, con la venta de Ronaldo y otros futbolista, el Bernabéu recibió 134 millones; 128 hace dos temporadas; pero 38 hace trs y 15 hace cuatro campañas.

El Real Madrid no es un club vendedor, porque los grandes suelen ser compradores, pero ahora ha cambiado el panorama. Primero, el Real Madrid quería despejar el vestuario para que Zidane trabajase con más tranquilidad. Entre los fichajes y los cedidos que han regresado había un exceso de futbolistas que impedían al entrenador trabajar con tranquilidad ahora que regresa el equipo y se va a Montreal y además, con el nuevo Fair Play Financiero de la UEFA las grandes inversione tienen que ir acompañadas de ventas. Ahora mismo el Real Madrid se ha gastado unos 300 millones en las llegadas, con Hazard como principal figura y suma un poco menos de la mitad con las salidas. En un club que se ha planteado una pequeña revolución, las cuentas están saliendo a la perfección.

Por ahora las salidas están consiguiendo que todas las partes acaben felices: Theo sabía que no tenía sitio en el equipo y en Italia ve una salida; a Raúl de Tomas le pasaba lo mismo y sube de nivel competitivo con el Benfica; mientras que tanto Llorente como Kovacic sabían que no contaban para el entrenador francés y querían probar a tener más minutos en otros equipos. Hasta ahora esos dos futbolistas han sido las mejores ventas blancas, pero se espera que queden detrás de otras.

James es uno de los futbolistas con el que más se piensa conseguir, cuando el Nápoles se decida a ficharlo. En el club se considera que el colombiano puede ser valorado en 50 millones.

Falta saber si, mientras está en la pretemporada norteamericana llega una oferta con la que Navas se sienta satisfecho y abandone el equipo para ser titular en otro.

Mayoral, aún de vacaciones, es probable que sea vendido a la Real Sociedad o al extranjero.

Y Bale, la gran incógnita. Zidane parece que confía en Asensio e Isco y salvo oferta mayúscula no se van a mover. Pero Bale es otra historia. Se busca salida y se considera que una cifra cercana a los 70 millones es un buen precio, aunque es lo más incierto de todo el mercado de fichajes del Real Madrid.

Y con ese dinero, en el Bernabéu esperan a que Pogba presione y el United se siente en la mesa a negociar-