Libros

EE UU tiene un problema

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué sensaciones le genera la Selección?

–Sobre todo, tranquilidad e ilusión. Los partidos amistosos han servido para ratificar lo que ya hemos visto en anteriores campeonatos. Además, y esto no le pasa a todo el mundo, las ganas que tienen de juntarse todos los veranos y de disfrutar juntos en la pista y fuera hacen que el resto vaya rodado.l ¿Puede resultar excesivo el protagonismo del juego interior?

–Si no hay equilibrio interior-exterior, no se puede ganar ningún campeonato. El último amistoso ante Argentina sirvió para ver que todos aportan, que las piezas ya están empezando a encajar. Y cuando hablo de piezas hablo de todos: de jugadores, de técnicos, de fisios...

¿Puede ser que el único puesto en el que los roles no estén tan definidos sea el de base?

–Creo que no, creo que Juan Orenga lo tiene muy claro. Ricky, el Chacho y Calderón son tres jugadores buenísimos con características distintas y eso lo que hace es beneficiar al grupo. Lo del quinteto titular o los suplentes no me preocupa porque es que es como si tuviésemos dos equipos titulares.

¿Cómo ve a EE UU?

–Es un equipo muy intenso para paliar la falta de centímetros. Pero, ¡cuidado!, porque son muy jugones. Que la gente no se piense que va a ser fácil ganarlos si nos vemos en la final. No están muchos de los mejores, pero son muy, muy buenos. El problema para ellos es que nosotros también lo somos. Del resto de rivales, quiero ver cómo avanza Brasil. Y Grecia y Francia sigue siendo peligrosas pese a las bajas.

Amaya Valdemoro Ex jugadora internacional