El Barça evita la debacle

Los de Pesic evitan la eliminación en cuartos y se dan una oportunidad para sentenciar la serie ante el Andorra en el Palau.

Phil Pressey (d), base estadounidense del FC Barcelona Lassa, conduce el balón frente a David Jelinek
Phil Pressey (d), base estadounidense del FC Barcelona Lassa, conduce el balón frente a David Jelinek

Los de Pesic evitan la eliminación en cuartos y se dan una oportunidad para sentenciar la serie ante el Andorra en el Palau.

Dos horas y cuarto necesitó el Barcelona para seguir vivo esta temporada. Agonizaron los de Pesic para seguir vivos. El MoraBanc Andorra estuvo cerca de hacer historia durante muchos minutos, pero la aparición de Tomic y Koponen y el tino desde los tiros libres permitieron al Barcelona regresar mañana al Palau para buscar un lugar en semifinales.

El equipo de Pesic disputó en Andorra su segunda final de la temporada. La primera la ganaron. Fue en la Copa del Rey, pero una eliminación en cuartos de final ante el meritorio equipo andorrano hubiera convertido la temporada culé en un desastre. Hubiera sido la cuarta eliminación azulgrana de la historia antes de semifinales y si a eso se le añade el ridículo en la Euroliga, la temporada no la salva ni el parche que fue el título logrado en febrero en Gran Canaria ya con Pesic en el banquillo.

El partido arrancó al ritmo que se le antojó a Albicy. El francés apareció como si la primera cita en el Palau no hubiera terminado. Heurtel y la defensa del Barça fueron una broma para el base. Anotó diez puntos para que los andorranos confirmaran que lo del primer partido no había sido casualidad. Los de Pesic no parecieron haber sacado ninguna conclusión del varapalo (76-94) sufrido en el Palau. Pesic probó moviendo el banquillo en busca de la intensidad que no aportaban los titulares, pero tampoco. Ribas, Reynolds y Sanders no cambiaron el rumbo. Es más, la situación del Barça se agravó porque el MoraBanc volvió a estar muy acertado desde la línea de tres. Mediado el segundo cuarto habían anotado cinco con solo dos errores y las diferencias superaron los diez puntos (37-26).

El Barça resucitó porque aparecieron dos interiores, Tomic y Moerman. Sus puntos, el protagonismo de Heurtel y la defensa azulgrana, que fue la de la segunda mitad de la temporada, frenaron a los de Peñarroya y permitieron un despegue que se tradujo en un parcial de 13-36 en poco más de diez minutos. Cuando el Barça funcionaba (50-62) apareció un jugador de la casa, Diagne, pero que está cedido en Andorra. Su intensidad permitió a los del Principado resucitar. Si el parcial barcelonista parecía haber tumbado a los locales, el Barça encajó otro (17-2) que puso de nuevo al equipo con el agua al cuello. El Barça divisó la eliminación en el ecuador del último cuarto. Ahí Pesic dio con el único quinteto que le funcionó. Coincidieron en cancha Ribas, Koponen, Moerman y Tomic. Las dos parejas supieron leer mejor que nadie el partido. El Barça movió la pelota con criterio y empezó a encontrar buenas posiciones de tiro que el escolta nórdico y el pívot croata aprovecharon. El parcial definitivo (2-9) estuvo liderado por ellos. El equipo de Peñarroya estuvo muy cerca, pero se quedó a un paso de hacer historia. Su temporada y su eliminatoria les llevarán a tener una nueva oportunidad en el Palau. Habrá que ver qué Barcelona aparece en el tercer partido. La amenaza de la eliminación no ha desaparecido.