El calendario mima a Pau

Pau Gasol, en un partido de la Copa del Mundo
Pau Gasol, en un partido de la Copa del Mundo

El susto que dio Pau Gasol en la zona mixta después del partido ante Francia con su «ahí, ahí... Estoy más o menos, a ver si puedo estar al cien por cien ante Francia» se diluye a medida que se olvida lo de Senegal y se acercan los cuartos de final. A tres días del partido ante los galos, las molestias musculares no le impedirán estar ante los «bleus». «La noticia es que no hay noticia», se asegura desde la Federación. Otra cosa es que esté para jugar 35 minutos en cada uno de los partidos que restan del campeonato hasta una hipotética final con Estados Unidos el próximo domingo. La clave para que las molestias estén controladas y no vayan a más son los días de descanso y el tratamiento en la zona que realizará en las próximas 72 horas su fisioterapeuta personal, Joaquín Juan. Cuando el «fisio» bajó de la grada en el partido ante Senegal, las alarmas, como no podía ser de otra forma, se encendieron más de lo debido.

Las molestias musculares en la pierna derecha son hasta normales después de haber disputado media docena de partidos en ocho días de competición. El partido ante Senegal fue especialmente exigente en lo físico y Pau no fue el único que salió tocado después de medirse a los africanos. Ricky, Marc... los golpes y las sobrecargas no fueron la excepción. Pero nada preocupante. La Selección regresará hoy a los entrenamientos y se confía que todo el grupo trabaje al mismo ritmo pensando en los galos.

El atípico calendario de la Copa del Mundo se ha convertido en un aliado de la evolución de las molestias de Pau. Lo normal en anteriores campeonatos es que antes de los cruces se disputara una segunda fase que incluía tres partidos. Esos tres compromisos han desaparecido. Y en los últimos nueve días de torneo, España disputará un máximo de cuatro partidos. Lo que el grupo agradece más son los tres días completos de parón desde lo de Senegal hasta los cuartos. Después ya se alternarían día de parón y día de partido hasta la final.

Orenga ya se mostró optimista después de superar los octavos: «Tenemos cuatro días para el próximo partido, para que todo el mundo se recupere y llegue en condiciones ante Francia. Lo de Pau no debe ser nada demasiado importante cuando se ha visto cómo ha jugado». Llull es otro de los que agradece los días de recuperación: «Después de jugar seis partidos en ocho días nos vendrá bien el descanso». Navarro, uno de los jugadores a los que se lleva con especial cautela, coincidía: «Jugar seis partidos en ocho días es bastante duro». En realidad todos los internacionales están encantados con el descanso tras el maratón de partidos con el que arrancó el torneo.

Pau es el segundo jugador más utilizado por Orenga, con 25:45 por partido, sólo por detrás de los 26:20 que juega su hermano. Cifras en todo caso muy bajas si se comparan con los más de 30 minutos que juegan algunas de las estrellas del resto de selecciones. En minutos jugados, Pau es el jugador número 49 del torneo. Las bajas en el juego interior de las dos primeras jornadas le llevaron a jugar 29 minutos contra Irán, tope que igualó ante Brasil. Ante Senegal se quedó en 25 sin participar en todo el último cuarto.