Baloncesto

El Estudiantes ya cocina la próxima temporada

La satisfacción y la sensación del trabajo bien hecho son las sensaciones que imperan en los chicos del Ramiro de Maeztu, que esta mañana se han conjurado entre los fogones del castizo restaurante Los Galayos (en la misma Plaza Mayor) para comenzar a preparar la próxima campaña. Utilizar ingredientes tradicionales y añadir algún toque innovador que lleve nombre de canterano parece ser la consigna; dar continuidad a la labor del técnico Txus Vidorreta y escalar posiciones en la tabla, el objetivo.

Si de hacer balance se trata, el entrenador lo tiene claro: "De este año me quedo con la presencia del equipo en la Copa del Rey y con el estilo que hemos defendido en la cancha", asegura Vidorreta. El técnico llegó al club estudiantil en julio de 2012 y en apenas unos meses ha sabido leer entre líneas cuál es su esencia: "Hemos sido competitivos y hemos conseguido asentar unas bases para el futuro. Creo que la afición puede estar satisfecha", afirma. La permanencia dejó de ser un objetivo al principio de temporada para convertirse en una realidad en la jornada 17, por eso, después de firmar el duodécimo puesto en un año marcado por las lesiones de jugadores clave como Germán Gabriel y Carl English, el Estudiantes tiene motivos para celebrar. "Hemos conseguido hacer del problema una virtud".

También se colgó el delantal el capitán, Germán Gabriel, que entre plato y plato confesó haber firmado su mejor temporada como profesional. "Si no estoy en el Eurobasket no será por ganas", aseguró el ala-pívot. A su lado estuvo una de las perlas de la cantera del club, Edgar Vicedo, un jovencísimo alero que debutó esta temporada de la mano de Vidorreta y que reconoce haber pedido muchos consejos a los veteranos porque "la máxima competición es mucho más rápida y exigente". "Gabriel me dijo una vez que dejase de mirar a los ojos para defender. ¡Si te concentras en el ombligo ves cómo se mueven realmente las piernas y los brazos!", bromea Vicedo mientras adereza los platos. Ahora sólo queda sentarse a la mesa y seguir disfrutando del juego del equipo una temporada más. ¡Qué aproveche!