Deportes

65-63. El Madrid ya tiene rival para mayo

El equipo de Laso cayó en la cancha del Fenerbahçe. Los seis puntos de ventaja con que entró en los últimos dos minutos no fueron suficientes

El escolta estadounidense del Fenerbahce Erick Green (d) disputa una posesión con el alero sueco del Real Madrid Jeffery Taylor /Efe
El escolta estadounidense del Fenerbahce Erick Green (d) disputa una posesión con el alero sueco del Real Madrid Jeffery Taylor /Efe

El equipo de Laso cayó en la cancha del Fenerbahçe. Los seis puntos de ventaja con que entró en los últimos dos minutos no fueron suficientes

«Nos vemos en Vitoria». Le pudo decir perfectamente Zeljko Obradovic a Pablo Laso en el protocolario saludo final del partido. Los dos mejores equipos de la competición cerraban la primera fase en Estambul y la victoria fue para el Fenerbahçe. El Madrid no consumó el asalto al liderato y eso que entró en los últimos dos minutos con una ventaja de seis puntos después de demostrar que es capaz de adaptarse a cualquier ritmo de partido. Porque el Fenerbahçe fue un rival tan duro como se preveía. Pero el Madrid fue capaz de responder a casi todos los desafíos. Al dominio inicial de Vesely, a la inspiración de Ali, al talentazo de Datome, pero... en los últimos dos minutos se vio quién es la principal amenaza para el trono europeo. Con Rudy y Campazzo como referentes y una defensa sobresaliente, el Madrid culminó la remontada e incluso llegó a dominar con cierta autoridad. Pero no fue suficiente. Campazzo y Thompkins erraron los cinco últimos tiros y el Madrid certificó que enfrente había un rival que posiblemente esté también en el otro lado de la cancha allá por el mes de mayo en la Final Four de Vitoria.

El Fenerbahçe apareció como si se ya se estuviese jugando todo en el Buesa Arena. Era un partido más en un duelo que se ha convertido en el gran clásico de la competición en los momentos más calientes. La actitud de los chicos de Obradovic se merendó al Madrid en los primeros minutos. Los cambios defensivos y las ayudas se adornaban con una sucesión sin pausa de canastas fáciles. Los ocho primeros puntos de los otomanos fueron tres mates y dos tiros libres. Demasiado sencillo. Si el camino hacia la canasta local estaba minado, el aro del Madrid estaba desprotegido. Por eso el Fenerbahçe tomó el mando muy pronto (22-12). La defensa de los turcos desactivó a Llull y cuando el referente blanco se fue al banquillo y se sentó con la mirada perdida, a su equipo lo único bueno que le pasó es que sonase la bocina que indicaba el final del primer cuarto.

Los colmillos del Fenerbahçe habían hecho daño, pero el Madrid no sangraba pese a un parcial de 13-2 que estableció la máxima desventaja (24-12). Cuando Vesely se sentó, apareció Tavares e irrumpió la conexión Campazzo-Rudy, el paisaje se transformó. El Madrid ajustó la defensa. No hubo más bandejas, no se permitieron más canastas fáciles y los cuatro triples entre el base y el alero pusieron al Madrid en el buen camino antes del descanso (32-32).

En el tercer cuarto el camino fue más tortuoso. El partido se trabó hasta la aparición de Ayón. El mexicano, que llevaba una tarde de pesadilla, anotó 8 puntos y dio la primera ventaja al Madrid (41-42). Para complicar más la misión llegó la expulsión de Llull. El base llevaba una tarde nefasta. Su aportación más importante en el primer cuarto fue una falta antideportiva que resultó fatal. Y es que después de una falta de ataque cuando el tercer cuarto llegaba al final, hizo un amago de lanzar el balón a un árbitro. No lo hizo, pero la técnica estaba cantada. Con la antideportiva anterior, el camino a los vestuarios antes de tiempo era inevitable.

Sin Llull, el duelo se convirtió en un Ali-Carroll. Acabó en tablas cuando el último cuarto arrancaba. El relevo lo tomaron Campazzo y Rudy. La defensa y el acierto exterior construyeron una ventaja que hizo al Madrid pensar que 2018 lo podía cerrar como líder de la competición, pero... El 57-63 con que se entró en los últimos dos minutos finales no fue suficiente. Un triple complicadísimo de Guduric, una canasta de Ali y un 2+1 de Datome dejaron el triunfo y el liderato en Turquía. Tres errores de Campazzo y dos de Thompkins evitaron que el Madrid fuese el primer equipo que gana en la cancha del líder de la competición.

► Ficha técnica

65. Fenerbahçe (22+10+16+17): Ali (10), Guduric (11), Datome (17), Melli (4) y Vesely (13) –quinteto titular– Sinan (0), Ahmet (0), Kalinic (3), Lauvergne (4), Green (0) y Melih (3).

63. Real Madrid (12+20+12+19): Llull (2), Carroll (11), Deck (0), Randolph (11) y Ayón (8) –quinteto titular– Rudy (12), Causeur (2), Campazzo (7), Tavares (6), Thompkins (4) y Taylor (0).

Árbitros: Christodoulou (Gre), Paternico (Ita) y Nedovic (Esl). Sin eliminados. Técnicas a Laso y Llull. El base fue expulsado al recibir la técnica porque había cometido antes una antideportiva.

Incidencias: 13.000 espectadores en el Ulker Sports Arena. Encuentro correspondiente a la decimoquinta jornada de la Euroliga.

15ª jornada: Khimki, 77-Kirolbet Baskonia, 85; Darussafaka, 79-Olympiacos, 75; Maccabi, 94-Armani Milán, 92; Barcelona Lassa, 80-Anadolu Efes, 65; Fenerbahçe, 65-Real Madrid, 63; Panathinaikos-CSKA Moscú; Bayern Múnich-Buducnost y Herbalife Gran Canaria-Zalgiris Kaunas.

Clasificación (victorias/derrotas): 1. Fenerbahçe (14/1); 2. Real Madrid (12/3); 3. CSKA Moscú (11/3); 4. Anadolu Efes (9/6); 5. Olympiacos (9/6); 6. Barcelona Lassa (8/7); 7. Zalgiris Kaunas (7/7); 8. Bayern Múnich (7/7); 9. Armani Milán (7/8); 10. Kirolbet Baskonia (7/8); 11. Panathinaikos (6/8); 12. Herbalife Gran Canaria (5/9); 13. Maccabi (5/10); 14. Khimki (5/10); 15. Buducnost (3/11); 16. Darussafaka (2/13).