Los Warriors arrasan a los Cavaliers y ganan su tercer anillo en cuatro años

Golden State fue muy superior (85-108) también en el cuarto partido. LeBron, impotente ante el mejor equipo del mundo. Durant fue elegido Jugador Más Valioso (MVP) de la final

Los Golden State Warrior reciben el Trofeo. Foto: Efe

Golden State fue muy superior (85-108) también en el cuarto partido. LeBron, impotente ante el mejor equipo del mundo. Durant fue elegido Jugador Más Valioso (MVP) de la final

Los Warriors de Golden State ratificaron en el cuarto partido de la final ante los Cavaliers los pronósticos mayoritarios que se emitían allá por el mes de octubre en el arranque de la temporada. El equipo liderado por Stephen Curry y Kevin Durant ganó su tercer anillo en cuatro años (2015, 2017 y 2018) ante los Cavs de un desbordado LeBron James. El balance final de la serie es concluyente: 4-0 para los de San Francisco. Durant (20 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias) repitió como Jugador Más Valioso de la Final (MVP) y en el último partido contó con la ayuda de un estelar Curry (37 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias). Los Cavs acusaron el modo en que perdieron el primer partido. El tiro libre fallado por Hill, el monumental despiste de J. R. Smith y la consiguiente prórroga fueron el principio del fin para un equipo en el que LeBron ha estado más solo que nunca. Kobe Bryant aseguró antes del cuarto partido que no estaba de acuerdo con que “LeBron esté rodeado de basura”. Cierto. Como cierto es que nunca estuvo tan poco acompañado.

El tercer cuarto, el parcial favorito de estos históricos Warriors, fue la tumba de los Cavaliers. Y lo fue tanto por el acierto de los californianos como por el desgaste físico y mental que pagaron LeBron y sus compañeros a estas alturas de la serie. El triple de Curry segundos antes del descanso en las narices de James fue el anuncio de lo que esperaba a los Cavs. Hasta entonces habían resistido gracias al aporte de los no habituales y a que Curry no le habían ayudado demasiado los compañeros. Cuando los Warriors se pusieron a defender, cuando Green y McGee marcaron la temperatura atrás, los Cavaliers desaparecieron sin remedio. Un triple de Thompson y una posterior falta en ataque de LeBron convirtieron los últimos 16 minutos de partido en una tortura para los locales.

Los playoffs de los Warriors han ratificado que son un equipo de leyenda, la nueva dinastía de la NBA. Tres títulos en cuatro temporadas les contemplan y lo que está por venir. La columna vertebral del equipo -Curry-Thompson-Durant-Green- está dispuesta a continuar y queda por ver qué rivales pueden situarse a su altura. ¿Unos Celtics con la plantilla al completo? ¿Los Rockets que este año les han forzado el séptimo partido en la final del Oeste? ¿O el nuevo destino de LeBron James? Y es que la derrota en el cuarto encuentro de la final puede haber sido la despedida de James de la franquicia en que ha jugado once de sus quince años en la NBA. Sólo la presión de su familia se apunta como factor favorable a su continuidad en los Cavs. Lakers, Rockets, Sixers, Spurs... antes de 29 de junio LeBron deberá decidir su futuro y, en buena parte, el futuro de la próxima NBA en la que los Warriors de Golden State ya están haciendo historia. Curry, Durant... un equipo legendario.

85. Cleveland Cavaliers (25+27+13+20): Hill (3), Smith (10), James (23), Love (13) y Thompson (6) -quinteto titular- Hood (10), Green (5), Nance (7), Korver (2), Osman (2), Calderón (0) y Zizic (4).

108. Golden State Warriors (34+27+25+22): Curry (37), Thompson (10), Durant (20), Green (9) y McGee (6) -quinteto titular- Iguodala (11), Bell (4), Young (3), Livingston (2), West (2), Looney (2), Pachulia (2) y McCaw (0).

Incidencias: 20.562 espectadores en el Quicken Loans Arena. Sin eliminados. Técnicas a Smith y Durant. Cuarto partido correspondiente a la final de la NBA. Los Warriors se han proclamado campeones ante los Cavs por 4-0.