Calderón: «LeBron sabe de todo, es muy inteligente»

Inmerso en la final de la NBA, el jugador de los Cavaliers detalla cómo vive la búsqueda del anillo ante los Warriors

José Manuel Calderón / Efe
José Manuel Calderón / Efe

Inmerso en la final de la NBA, el jugador de los Cavaliers detalla cómo vive la búsqueda del anillo ante los Warriors.

Horas después de su primer partido en la final de la NBA (Warriors, 124-Cavaliers, 114), José Manuel Calderón (28-9-1981, Villanueva de la Serena) atiende a LA RAZÓN. Sus Cavs, pese a LeBron James, no son favoritos ante Curry y sus Golden State.

–¿Es la final de la NBA lo que esperaba?

–Sí, sí, sí... la verdad es que es una experiencia increíble. Estoy disfrutando mucho y ojalá podamos sumar partidos y acercarnos lo más posible al anillo. Esto no tiene nada que ver con la «regular season» o con el resto de playoffs. La gente está mucho más metida en ambiente y eso se nota en el pabellón y fuera.

–¿Cómo se asume el estar donde siempre había soñado y a la vez tener pocos minutos en los últimos partidos?

–Sabía el rol al que venía y en los playoffs las rotaciones son muy cortitas. Después de estar jugando todo el año, ahora se juega con 7-8 jugadores. Yo lo que quería cuando vine a Cleveland es estar en un equipo ganador, un equipo que aspirase al anillo, un equipo en el que siempre tienes que estar preparado y listo para jugar... Ésa es la misión de parte del equipo, estar preparado para en cualquier momento saltar a la pista porque puede haber problemas de faltas, lesiones, golpes que te mandan al vestuario... Estoy tranquilo y preparado.

–¿Cree que podría haber algún cambio en las rotaciones para tener algo más de los 2.6 segundos que jugó en el primer partido?

–Veremos. Por eso digo que hay que estar preparado siempre. Llevamos más de 100 partidos y ahora se trata de ganar cuatro. Estamos 1-0 y ya nos hemos visto en una situación similar o peor. El objetivo es ganar uno aquí en San Francisco.

–Además del nivel que está mostrando LeBron (51 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias ayer), ¿qué tiene que pasar para que los Cavs ganen el anillo?

–En el primer partido hemos demostrado que podemos competir con los Warriors y la gente nos va a mirar de manera diferente. El partido acabó como acabó –J. R. Smith pudo evitar la prórroga, pero con 4 segundos por jugar creyó que los Cavs estaban uno arriba– y el final fueron gajes del oficio. Aquí no está el mejor equipo de la Liga contra el peor. Somos un grupo duro y hemos resuelto situaciones más complicadas.

–La impresión general aquí y en Estados Unidos es que LeBron está peor acompañado que nunca, ¿cómo influye eso en el vestuario?

–Es que llevan diciendo eso desde hace tiempo. Hemos ganado ya a grandes equipos y sabemos el camino.

–¿Cómo es LeBron James de cerca?

–Es una persona muy normal, cercano un tío muy, muy tranquilo que habla con todo el mundo y hace muchas cosas con el equipo. Y visto desde fuera es un gran jugador de baloncesto. Su forma de jugar es muy de líder. No necesita hacer mil tiros en un partido, sabe cuándo tirar, cuándo no, sabe pasar, cómo jugar, lee muy bien el juego porque cuando hay alguien solo pasa el balón... Sabe muy bien lo que tiene hacer. Tratamos de hacerle el juego lo más fácil posible y que tenga espacios para que pueda desarrollar su juego.

–Da la impresión de que manda más que el entrenador...

–El entrenador, como todos los entrenadores, lo que trata es que su estrella pueda jugar siempre lo más cómodo posible. Es lógico que el entrenador pregunte a los jugadores qué harían en determinados momentos porque a veces el jugador puede tener una mejor sensación que la que tiene el entrenador.

–A usted y al baloncesto español los ha halagado en varias ocasiones...

–Es que el tío sabe de todo. No sólo es físico, es un tipo inteligente que sabe de qué va todo. Es uno de los mejores compañeros que he tenido y es muy complicado analizar los partidos como él lo hace. Sabe leer el juego más fácil de lo que es y el partido en su cabeza va como mucho más lento de lo que va en realidad.

–¿Y ha probado su jamón de Dehesa Calderón?

–(Risas). Sí el otro día traje algo y lo ha probado. Muchos compañeros lo han probado, ya lo conocían y les gustó.

–¿Temió por su futuro cuando en febrero, los Cavaliers traspasaron a la mitad del equipo?

–No, en ningún momento. Aquí están encantados conmigo y yo estoy encantado con la franquicia. La temporada ha sido muy buena porque he podido ayudar mucho al equipo con las lesiones y con el tema de los traspasos. En esa etapa estaba muy tranquilo porque sabía que no me iba a ir. A ver si ahora ganamos el anillo porque vamos a luchar hasta el final.