El Chiringuito de Pedrerol: El tridente de Cristiano

El portugués, que sigue tapando bocas, reivindicó ante el Bernabéu a Karim Benzema y a la BBC al completo: quiere asaltar París con el francés y con Bale

La BBC volvió a marcar al completo casi dos años después
La BBC volvió a marcar al completo casi dos años después

El portugués, que sigue tapando bocas, reivindicó ante el Bernabéu a Karim Benzema y a la BBC al completo: quiere asaltar París con el francés y con Bale.

El «egoísta» Cristiano volvió a tapar bocas el sábado. El que sólo piensa en sus goles, el del espejito, el que se pone siempre por delante del equipo, el que sólo se mueve por dinero, el de las caritas, el que juega por lucimiento personal... demostró frente al Alavés que es, sobre todo, compañero. Compañero y líder. Le sienta bien el brazalete de capitán. Se siente cómodo con esa responsabilidad.

Gesto con Benzema

El sábado actuó como capitán. En el primer gol, tras recibir la asistencia de Benzema con ese maravilloso taconazo y abrir el marcador, le señaló: «Éste es». Quiso darle el papel protagonista ante el público del Bernabéu. Sabe que lo está pasando mal. Que se lo digan a él. No hay nada peor que la sequía de goles para un delantero y el murmullo constante de tu afición. Y Benzema esta temporada no está marcando goles. Sólo lleva uno más que Nacho en Liga.

Le cede el penalti

Al final del partido, Cristiano tuvo el «hat-trick» en su mano. Otro «hat-trick» con la camiseta del Madrid. Y no se lo pensó dos veces. Fue a buscar a Benzema y le entregó el balón. «Te toca». Cristiano y Bale ya habían marcado y faltaba el francés para completar una gran actuación del tridente madridista. La imagen simbolizó el blindaje de la BBC, la gran apuesta de Zidane. Cristiano dio un golpe en la mesa y exclamó: «Este es el tridente de París». Se siente cómodo jugando con Bale y se siente seguro jugando con Benzema.

Una realidad Una cosa es el debate en la Prensa. Qué nos gusta más y qué nos gusta menos. Si un futbolista está en racha o no le mete un gol a nadie. Si hay que venderle en junio o no. Pero otra cosa es la realidad. Cristiano está en su perfecto derecho de defender a los suyos, pero las críticas a Bale y Benzema no han sido por capricho.

Se esperaba más

Después de cuatro años y medio, esperábamos mucho más de Bale. No ha sido el líder que debía ser, el que tenía que echarse el equipo a la espalda en los momentos difíciles. Sus últimas actuaciones han sido decepcionantes y las lesiones le han roto el ritmo cada vez que parecía levantar el vuelo. Y Benzema, que es un fantástico futbolista como todos sabemos, capaz de lo imposible como ese taconazo mágico del sábado, sigue estando reñido con el gol. En nueve años de blanco aún no ha conseguido complicidad con el público, aunque tiene el apoyo de Cristiano y el más importante, el de Zidane.

Visión estratégica

La postura de Cristiano, además de deportiva y solidaria, fue estratégica. Fue un gesto inteligente. Quiso lanzar un mensaje muy claro a la afición: con estos jugadores se puede ganar la Decimotercera. Y reclamar el apoyo del madridismo hasta final de temporada. El que pide ese apoyo no es un cualquiera. Es Cristiano Ronaldo. Es «The Best». Y ha hecho pública su elección.