Atlético de Madrid

El mejor Atleti con el peor Costa

En este irregular arranque de campeonato, el tobogán del sube y baja también afecta a un Atlético que en la peor salida desde que Simeone se sienta en el banquillo está ahí arriba. Venía el equipo del Cholo de sufrir una derrota escandalosa en la Champions por el número de goles encajados (cuatro) en Dortmund, aunque a ojos de lo que ocurrió en el partido pareció un castigo excesivo. Pero fútbol es fútbol y cada vez valen menos las excusas. Para todos.

Era roja a Savic. Así que la visita de la Real Sociedad podría agravar la herida o coserla. Dos goles de dos defensas, Godín y Filipe Luis, le dieron al Aleti tres puntazos de sutura. Fue el partido más completo de los de Simeone por varios factores. Porque dominaron de principio a fin a una Real timorata, porque se jugó y muy bien al fútbol, porque hubo jugadores a gran nivel como Koke, Rodrigo, Saúl o Correa y porque ¡al fin! el equipo marcó y no se echó atrás. Albricias. La cruz (siempre hay una cruz) fue un entradón de kárate de Savic a Sangalli en el minuto 50 que le salió barato al defensa rojiblanco porque Mateu Lahoz sólo le enseñó la amarilla cuando era una roja de libro. Ah, y hubo otra cruz que ya se arrastra desde hace tiempo, la de Diego Costa, que no las huele.

«Lagarto, lagarto». El de Lagarto suma ya 17 partidos sin ver puerta en la Liga, una barbaridad, más de ocho meses. Griezmann se pasó casi todo el segundo tiempo buscándole para ayudarle a romper el mal fario. Pero sólo en una jugada se pareció al que conocemos: carrera, parada en seco en el área, recorte al defensa, disparo que rechaza el portero y falta rabiosa al rival que salía con el balón. Diego Costa ha perdido el gol y esa mala leche que le hizo célebre. Ahí tiene tarea el entrenador del Atlético.