Fútbol

Mozart, Van Gogh, Shakespeare... Leo Messi

Mozart, Van Gogh, Shakespeare... y Su Santidad Leo Messi. Un genio entre genios. Sólo situándole a esta altura se puede entender el comportamiento del entrenador del Chelsea el pasado miércoles en Champions cuando su equipo fue apeado de la mejor competición del mundo por el FC Barcelona. Conte no pudo hacer otra cosa que rendir pleitesía al «Shiquetito». ¿Quién de nosotros no hubiese hecho cualquier barbaridad por hacerse una foto, en caso de ser contemporáneo, con Wolfgang Amadeus Mozart? ¿O con Vincent Van Gogh? ¿Qué me dicen de retratarse con William Shakespeare? ¿Y por qué no con Lionel Andrés Messi Cuccittini?

Rusia en mente. No vamos a detenernos en un gol o en una asistencia puntual de esas con las que nos alegra la vida cada semana. Parémonos en su cara de felicidad y en cómo tiene pintada en su frente la Copa del Mundo. El «Shiquetito» sabe perfectamente que tiene una cita con la historia dentro de tres meses en Rusia, y absolutamente todo lo que hace es pensando en levantar ese ansiado trofeo. Qatar está muy lejos, y puede ser que incluso sea demasiado tarde. Por eso Leo pasa 25 horas al día con la mente en Rusia y en su Selección. No tengo dudas de que no sólo entrena a diario con un ojo en Argentina, sino que también creo que le cambia los pañales a su nuevo retoño Ciro pensando en su Selección.

Lo que él quiera. Pero antes tiene aún una Liga que ganar, cada semana más cerca; una final de Copa del Rey contra mi Sevilla Fútbol Club y una Champions donde los azulgrana son claros favoritos. Viendo cómo está Messi cada semana y cada partido, puedo llegar a entender perfectamente la felicidad de los aficionados del Barça ante la posibilidad de un nuevo Triplete, Sextete, Bota de Oro, Pichichi, Balón de Oro, The Best. Nunca mejor dicho, será lo que «D10S» quiera.