¡Ole tú!: Soy de la peña «Lo que diga Machín»

Semana tremendamente convulsa en mi Sevilla Fútbol Club, con Junta General de Accionistas incluida y dos partidos de los llamados trampa en tan solo 72 horas, partidos que el equipo de Machín ha saldado de la mejor forma posible. Siguen pasando las semanas y el equipo sigue arriba del todo en la clasificación a base de ganar, ganar y volver a ganar, como diría nuestro Luis. Pero lo más importante de todo es conseguir abstraer al vestuario de todo lo que ha estado lloviendo en la

Ciudad de Sevilla, y más concretamente en el Sánchez Pizjuan, en las últimas horas.

Sello y personalidad

Sabíamos que el Girona no nos lo pondría nada fácil y la primera parte fue un buen ejemplo de ello. Pero los de Machín no te dan tregua y se ponen a ejecutar un fútbol de muchos quilates bajo la batuta de un sublime Banega. La confianza en estos jugadores es total. Cuando empieza el partido y ves al argentino con el 10 en la espalda y con ganas de jugar al fútbol, sabes que la única duda es saber cuándo llegará el gol. Si será en el minuto 6, en el 38 o en 72. Pero es tal la confianza de este equipo en los conceptos que propone su entrenador que sólo puede haber un final feliz para el sevillismo. Y no es fácil llegar a este Sevilla grande con el mayor presupuesto de su historia llamándote Pablo Machín Díez, viniendo del Girona, y que tu equipo capte desde el primer minuto todos tus conceptos, logrando imprimir tu propio sello y personalidad.

Ya estamos tardando

Y los míos. Mi gente. Mis hermanos sevillistas, que han sabido valorar el trabajo humilde y callado de nuestro entrenador, que agradecen en cada jugada el esfuerzo y la entrega de los jugadores hacia el escudo y la camiseta. Ya estamos tardando en crear la Peña Sevillista «Lo que diga Machín». ¡Y yo, su Presidente!