Tira tira: Cholo, peligro de éxodo y otro dardo al Madrid

Vaya por delante que esta vez el VAR y el árbitro Melero López beneficiaron al Atlético en su duelo con el Valladolid, provocando la justificada y santa ira de los pucelanos: hubo empujón de Griezmann a Joaquín en el autogol del 1-0, y hubo penalti por mano de Arias del que el VAR advirtió al juez, que lo vio y que decidió que aquí paz y después gloria. Así lo «comprendió» el Cholo («Totalmente entendible la queja del Valladolid», aseguró el entrenador rojiblanco), aunque aprovechó para lanzar otro de sus dardos al blanco: «En cuanto a las manos, nos pasaron episodios como en el Bernabéu o Villarreal donde el árbitro entendió que no eran penalti».

Más ambición

Dicho esto, el Atlético está ya más cerca de acabar otra vez segundo en la Liga, emparedado de nuevo entre el campeón Barcelona y el Real Madrid. Parece que eso es suficiente para Simeone. El próximo curso o se da un paso adelante más ambicioso futbolística y mentalmente, o volveremos a las mismas. Es así.

Se van, se quedan...

De momento, el técnico se enfrenta al peligro de un éxodo en el vestuario y no sólo por razones de edad, quizá porque algunos jugadores están cansados de la exigencia de tantos años y de la del «profe Ortega» tras una temporada con más de 40 lesiones. A ver: ya se ha ido Lucas; Godín lo hará; probablemente Juanfran y Filipe Luis también; Rodrigo, pese a que apenas lleva un año en el Metropolitano, tiene ofertas de clubes que juegan «otro fútbol»; Thomas es un bombón apetecible; con Griezmann vamos a tener que esperar a otra «decisión», y Diego Costa no debería seguir, pero le protege el técnico, «lagarto, lagarto». Eso sí, el gran Oblak va a seguir en la portería y Saúl ha dicho que también. El reto del Cholo es como un triple salto mortal: limitar los daños del éxodo, reconstruir los cimientos del equipo con más de seis fichajes y cambiar su libreto por otro más ambicioso. ¿Sabrá hacerlo? Crucen apuestas...