¡Vaya lío, don Vicente!

España pierde de forma inexplicable contra Croacia y cede el primer puesto del grupo, lo que le complica el camino a la final. Mal partido de Sergio Ramos y De Gea

España pierde de forma inexplicable contra Croacia y cede el primer puesto del grupo, lo que le complica el camino a la final. Mal partido de Sergio Ramos y De Gea

Misma alineación, mismo guión

La sabemos de memoria. La receta: control y elaboración. La incógnita, la profundidad. Cinco minutos confusos, sin claridad... Los croatas se encargan de hacer un «press» fuerte y mucho juego directo, pero de la nada Cesc prende las luces. Pase a Silva, llega Cesc, Morata empuja. Golazo. Una obra de arte. Como el buen cineasta: luz, cámara y acción. Pero del 15 al 20 nos toca un guión de cine negro.

Sustos

Llegan los sustos. Primer aviso de Ramos. De Gea se duerme, el travesaño, salvador. Piqué colabora. Pero España recupera el balón: Juanfran percute; Silva, la luz; Cesc, la profundidad. Se perdona la sentencia. Se juega muy abierto. Desorden. Llega el empate. Juanfran permite el centro, y Sergio Ramos... uff.

Un camino de espinas

Castigados. Una salida lenta, perezosa. Sólo Silva se ofrecía. Juanfran lo intentaba. En el 10, otro susto, preludio de que los de Rakitic no se entregarían: salvó De Gea. En el 15, modificación táctica: Bruno, para dar solidez a un centro del campo que solamente atacaba y que no otorgaba solidez defensiva.

Penalti fallado

Dentro de este panorama, se sigue controlando tímidamente el juego. En el 25, la jugada clave: penalti injusto y Sergio Ramos se encarga de ponerle drama a la Eurocopa. Lo tira mal. Falla. Llegan los nervios, imprecisión en la Roja. Errores. Entra Thiago para poner seguridad en el medio. Lo intenta, pero un latigazo, con fallo de De Gea, castiga en exceso.