Competición quita una amarilla a Sergio Ramos

El Comité deja sin efecto la primera de las dos amonestaciones de que fue objeto el central del Madrid ante el Osasusa, que podrá jugar ante el Valencia.

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha decidido dejar sin efecto la primera de las dos amonestaciones de que fue objeto Sergio Ramos ante el Atlético Osasuna, el último sábado, por lo que el madridista podrá jugar ante el Valencia en la próxima jornada liguera.

Sergio Ramos fue expulsado en el minuto 43 del Atlético Osasuna-Real Madrid (2-2), tras recibir su segunda tarjeta amarilla, ya que la primera le había sido mostrada apenas once minutos antes.

Según el acta arbitral, la primera amonestación a Sergio Ramos fue por "derribar a un contrario en la disputa del balón", mientras que la segunda le fue mostrada por "golpear con el brazo de forma temeraria a un adversario, en la disputa del balón".

El Real Madrid presentó alegaciones, y un vídeo, contra la primera tarjeta amarilla, en las que se solicitaba le fue retirada la misma al no existir contacto entre los jugadores.

Competición, tras ver la prueba de vídeo aportada por el Real Madrid, ha apreciado que "claramente"Sergio Ramos no llega a derribar al adversario, como "por error material se refleja en el acta arbitral, ya que ni siquiera existe contacto susceptible de causar derribo".

Ante ello, el Comité de Competición ha decidido dejar "sin efectos disciplinarios la primera amonestación y consiguiente expulsión por doble amonestación"de que fue objeto Sergio Ramos.

Al jugador se le impone sanción de amonestación por emplear juego peligroso en el minuto 43 (segunda amarilla), con multa accesoria de 180 euros.