De Pelé a Queen

La Razón
La RazónLa Razón

Maracaná ha visto pasar por su interior cientos de historias que van más allá del fútbol. Su césped lo pisaron los mejores jugadores, como Maradona, Ronaldo, Schiaffino, Tostao, Eusebio y, por su puesto, Pelé. Allí marcó «O Rei», el 19 de noviembre de 1969, el gol número 1.000 de su carrera, de penalti en un Santos-Vasco de Gama. Pelé lanzó la pena máxima, que le hicieron a él, a la derecha del portero argentino Edgardo Andrada y le superó. El partido fue suspendido unos minutos poco después, porque el público, los periodistas y los fotógrafos invadieron el campo para levantar en volandas al jugador, que sujetaba el balón y lo zarandeaba mientras era entrevistado. «Dios quiso que lo marcara ahí», confesó muchos años después en la revista «FourFourTwo». Durante un tiempo se especuló con que el mítico delantero se había reservado para marcar ese tanto tan importante en Maracaná. Incluso en el partido anterior se puso de portero cuando el guardameta del Santos se lesionó. En esa época no se podían hacer sustituciones. «En el inicio de mi carrera solía ser el portero suplente. Lo entrenaba y se me daba bien. Quería el gol 1.000, me daba igual donde fuera», aseguró él. En 1971 disputó su último partido con la selección, un amistoso ante Yugoslavia.

Garrincha, el mejor regateador de la historia, también lució su fútbol en Maracaná, donde el 20 de enero de 1983 le hicieron el velatorio tras su muerte.

Pero aparte de futbolistas, el legendario estadio ha visto pasar por él al Papa Juan Pablo II en dos ocasiones y a multitudinarios conciertos de artistas de todo tipo, desde Madonna a Queen, pasando por Tina Turner, The Police, Frank Sinatra, Beyoncé o Roberto Carlos, que llegó a juntar en las gradas a 70.000 personas. En 2016, Maracaná será sede de las ceremonias de inauguración y de clausura de los Juegos Olímpicos.