Devoradores de récords

Cazado Raúl, la histórica batalla futbolística entre Cristiano y Messi decidirá en los próximos años quién es el máximo goleador de la «Champions».

Dos caníbales del gol que se hablan a distancia, con los pies y con la cabeza en lugar de con palabras. Si uno mete tres goles en una jornada, el otro contesta con la misma moneda. Si uno (Messi) consigue sumar una vuelta entera de Liga marcando en todos los partidos, el otro (Cristiano) responde siendo un futbolista capaz de anotar un tanto a todos los equipos a los que se ha enfrentado en Primera (Leo falló ante tres: Cádiz, Murcia y Xerez). Y así van escribiendo su historia y borrando la de otras grandes leyendas. Cuando Hugo Sánchez igualó los 38 goles de Zarra para ganar el Pichichi, en la temporada 1989/90, se consideró un hito. Se trataba de una cifra casi prohibitiva y llegar a ella era extraordinario. «Voy a meter 30», dijo Romario cuando fichó por el Barcelona. Ahí puso su límite y lo logró. Ronaldo, el brasileño, llegó hasta los 34. El récord parecía seguro hasta que Cristiano sumó 41 en el curso 2010/11. La respuesta de Messi fue llegar a los 50 un año después («CR» se quedó esa campaña en 46) y la cifra del argentino está ahora amenazada por el luso, que es el máximo goleador con 17 tantos en sólo diez jornadas. Con ese número de goles fue Pichichi Juanito hace 30 años. Poco antes, Quini con sólo uno más. Con dos más, Butragueño (1991), y con cuatro, Tristán (2002).

La plusmarca de 38 goles de Zarra «cayó» y dentro de poco lo hará otra del mítico delantero del Athletic: las 251 dianas en el total de la Liga. Messi ya está en 250. Si no es este fin de semana será poco después. El «10» del Barça también pudo derribar los 85 aciertos que el alemán Müller logró en un año natural (1972). Leo se fue hasta los 91 en 2012, y también alcanzó los 14 en una edición de la Liga de Campeones, con lo que igualó a Altafini y Van Nistelrooy. Ronaldo aceptó el reto y la temporada pasada, en la que conquistó la Décima, puso el récord en 17. En cuanto a los registros absolutos en la mejor competición del mundo, ambos han cazado ya a Raúl, que figuraba como el goleador más fructífero de la historia de la «Champions» con 71 dianas. El español necesitó 144 partidos para llegar hasta ahí (0,49 tantos por encuentro). Messi ha superado las siete decenas en 90 duelos (casi 0,8 de media) y Ronaldo, en 111 (0,64). Hay un gol de los 71 de «CR» que se puede contar o no, ya que fue en una fase previa con el Manchester, pero se trata de un detalle menor. Al «7» del Madrid le «penalizan» sus partidos europeos con el conjunto inglés (16 de los 71 tantos en 55 partidos). Era un jugador joven todavía, pero en el Bernabéu ha eclosionado (55 dianas en 55 duelos de «Champions»). Algo parecido le sucede a Messi con su promedio en la Liga, ya que en sus primeros años no era tan goleador como después, a partir de la llegada de Guardiola. Leo tiene 27 años y Cristiano 29, por lo que su guerra particular seguirá algunas temporadas, y en ellas se decidirá el máximo goleador del continente, hasta que aparezca algún fenómeno que logre superarlos. No será fácil.

Entre los dos se han repartido los últimos seis Balones de Oro. Cuatro ha conquistado el azulgrana y dos el blanco, que es favorito para ganar el tercero en enero. La campaña de ambos clubes ha comenzado. «Este año no hay dudas», dice Ancelotti. «Messi es el mejor jugador que he visto», responde Luis Enrique.