Dos gigantes en el camino

Ledecky o Hosszu, las principales figuras del Mundial de Budapest, serán rivales de Mireia en cinco de las seis pruebas de la española.

Hosszu, la reina de los estilos, y Ledecky, la «nueva Phelps», son dos de las estrellas del Mundial de Budapest
Hosszu, la reina de los estilos, y Ledecky, la «nueva Phelps», son dos de las estrellas del Mundial de Budapest

Ledecky o Hosszu, las principales figuras del Mundial de Budapest, serán rivales de Mireia en cinco de las seis pruebas de la española.

Que a Mireia Belmonte le gustan los retos está claro. No rebaja lo más mínimo su exigente calendario, por mucho que en cinco de sus seis pruebas tenga a las peores rivales posibles. La retirada definitiva de Michael Phelps ha dejado la natación en busca de nuevos referentes y los principales ahora son mujeres. Las que más sobresalen son la húngara Katinka Hosszu y, sobre todo, la estadounidense Katie Ledecky. En los Juegos de Río fueron prácticamente imbatibles, pero la española es de las que considera que todo el mundo puede tener un mal día, y si así sucede ella estará ahí. En los estilos está Hosszu; en el libre, Ledecky es la mejor desde los 200 (aunque al ser la prueba más rápida es la que más le cuesta) hasta los 1.500, distancia en la que tiene las seis mejores marcas de la historia; pasando por el 400 y el 800, en las que también posee el récord del mundo. En Budapest buscará lo que ya hizo en el Mundial de Kazán hace dos años y en los Juegos de 2016: el póquer de oros. Ya desde niña, cuando sólo tenía 15 años, fue rival de Mireia, pues en Londres 2012 una de las platas de la española fue en el 800 y la única que la venció fue la estadounidense. Hosszu no está haciendo mucho ruido en 2017, pero es favorita tanto en 200 como en 400 estilos, distancias en las que en Río fue oro; en la larga, además, con récord del mundo.

La prueba en la que más opciones tiene Mireia es el 200 mariposa. Es la campeona olímpica de la distancia. Las nadadoras que la acompañaron en el podio en Río no estarán esta semana en Budapest. La australiana Groves, a la que ganó por una uña, por tres centímetros, ha renunciado y la japonesa Natsumi Hoshi, que además es la actual campeona del mundo, se ha retirado. Pero otras dos compatriotas de la nipona están dispuestas a complicarle la vida: Suzuka Hasegawa e Hiroko Makino. La alemana Franziska Hentke también ha nadado muy rápido este año.

Respecto al resto de la participación española, irán Jessica Vall, en 100 y 200 braza, prueba esta última en la que buscará dar la sorpresa; Jimena Pérez (800 y 1.500), África Zamorano (100 y 200 espalda), Hugo González (100 y 200 espalda y 200 estilos), Antonio Arroyo (800 y 1.500), Joan Lluís Pons (200 mariposa y 400 estilos) y Miguel Durán (200 y 400 libres).

Otras figuras a seguir son la sueca Sjostrom, que busca el oro en los 50 y los 100 mariposa y libre. En hombres Peaty (50 y 100 braza) o Sun Yang, multimedallista en estilo libre, no faltarán. El Duna Arena de Budapest también será el escenario para conocer quién mandará en Tokio.