El derbi, todo o nada para Bale

El futbolista galés vuelve hoy al once en el choque contra el Atlético. Tiene que demostrar otra vez que puede ser importante contra rivales fuertes. Vallejo se lesiona

El futbolista galés vuelve hoy al once en el choque contra el Atlético. Tiene que demostrar otra vez que puede ser importante contra rivales fuertes. Vallejo se lesiona.

No está muy claro cuántos minutos importantes va a jugar Bale en el Real Madrid esta temporada o ya la siguiente. Por eso el derbi es especial para el futbolista galés, que necesita autoafirmarse en un choque contra un rival potente. Es verdad que es un encuentro descafeinado entre eliminatorias europeas y con el Barcelona demasiado lejos, pero para él significa una oportunidad que no puede dejar pasar. «Para mí todos son importantes y él va a ser importante hasta el final de la temporada. Pienso que va a aportar muchas cosas en momentos determinados, pero tengo que tomar decisiones. Los jugadores quieren jugar siempre y más uno como él, que sabemos lo que es y lo que ha sido», explicaba ayer Zidane cuando le preguntaron por su futbolista. En las eliminatorias de la Champions de este año, Gareth ha disputado 36 minutos en los dos encuentros contra el PSG y nada en la ida contra la Juve. Cuando el técnico quiso reforzar al equipo sacó a Lucas Vázquez para que el centro del campo no se partiera. Después Asensio y al final Kovacic. Y ya no había más cambios.

Es un misterio lo que pasa por la cabeza de un futbolista que nunca ha sido el más expresivo: ni cuando jugaba ni ahora que no lo hace. Reservado siempre, está por ver cómo le afecta para la temporada que viene no ser un jugador principal en los partidos fundamentales de la competición por la que ha apostado todo el Madrid. «Gareth está como los demás y para la temporada que viene está aquí como todos los demás. Lo que queréis decir es que juega menos, pero no es así. Hay muchos partidos e independientemente de cómo vamos a terminar la temporada, Bale es jugador del Madrid y se va a quedar», explicaba el entrenador madridista.

El año pasado, Bale tampoco estuvo en el tramo decisivo por una lesión que le mantuvo apartado del equipo hasta los últimos minutos de la final de Cardiff, o sea que no hubo debate ni decisiones que tomar por parte del entrenador. Tampoco Isco dejó espacio para nadie más. Pero hasta hace un par de semanas, la luz del centrocampista andaluz había menguado y no era Bale quien le había quitado el sitio. Con Lucas Vázquez y Asensio en un estado de forma espléndido, Gareth ha pasado de ser un jugador imprescindible, parte de la marca de este Madrid exitoso y moderno, de eso, a ser un espectador desde el banquillo de la chilena de Ronaldo en Turín.

Y como sucede en el equipo blanco, se le estudia hasta el mínimo gesto, incluso cuando en el tanto del Cristiano, ni siquiera hay un gesto. El «11» hizo un gran encuentro contra Las Palmas y, sin embargo, no estuvo en Turín.

El Atlético es otro nivel: el rival de toda la vida y un especialista defensivo. Le llega a deshora al Madrid, preocupado ya en otras batallas donde sí que puede conseguir un trofeo, pero aún le llega a tiempo a Bale. «Está entrenando y yo creo que no a va a perder la motivación. Yo estoy aquí para que no la pierda. Él no jugó el martes, pero jugaron otros, esto es fútbol. Gareth va a ser importante», continuaba Zidane ayer.