Ciclismo

El primer vuelo de Primoz Roglic

El esloveno se impone en la contrarreloj que daba comienzo al Giro de Italia.

Primoz Roglic, durante la primera etapa del Giro
Primoz Roglic, durante la primera etapa del Giro

¿Aguantará Primoz Roglic tres semanas a este ritmo? La pregunta surge después de ver la exhibición del esloveno en la primera etapa del Giro. Era una contrarreloj corta, de sólo ocho kilómetros, pero con un final durísimo. Y Roglic dominó de manera absoluta en los dos terrenos. Como si quisiera demostrar desde el comienzo quién es el más fuerte.

La contrarreloj inicial se alejaba del patrón habitual de etapa llana para tomar contacto con la carrera. Desde el comienzo se empieza a saber quién está bien y quién va a sufrir. No es casualidad que los cinco primeros de la etapa fueran los cinco grandes favoritos para la general. Aunque también entre ellos hubo divisiones. A un lado, Roglic. Al otro, todos los demás.

Simon Yates, que tiene una cuenta pendiente con la carrera desde el año pasado, fue segundo, a 19 segundos. A 23 se queda el veterano Vincenzo Nibali, que no quiere ceder terreno en su carrera, la única grande que ha ganado en dos ocasiones. Y a 28 segundos terminaron Miguel Ángel López y Tom Dumoulin. Ni siquiera un especialista como el holandés pudo acercarse al tiempo de Roglic. El antiguo saltador de esquí sigue volando, ahora sobre una bicicleta.

También sirvió la primera etapa para demostrar que Mikel Landa va a tener que sufrir si quiere alcanzar el podio. Terminó a 1:07 de Roglic, algo decepcionado. «No he empezado como quería. No me he encontrado bien en la parte final; se me ha hecho muy larga», reconocía. Mejor estuvo su compañero Richard Carapaz, decimocuarto, a 47 segundos. El mejor español fue Pello Bilbao, undécimo a 42, tres segundos mejor que Víctor de la Parte.