Real Madrid

Zidane: "Cuando me fui, pensé que era lo mejor para todos. He vuelto porque me llamaron"

El Real Madrid presentó al francés como nuevo entrenador del Real Madrid. No fue necesario mucho tiempo para convencerle. «No tuve dudas de volver cuando me llamaron», aseguró en el Bernabéu. Dice que ha vuelto por amor al club. Firma estos tres meses y los próximos tres años. Su misión: preparar el equipo de la temporada que viene

Zidane, en su vuelta al Bernabéu
Zidane, en su vuelta al Bernabéu

El Real Madrid presentó al francés como nuevo entrenador del Real Madrid. No fue necesario mucho tiempo para convencerle

El amor, el amor de verdad es ir cuando te llaman, sin más, sin preguntas, casi sin dudas y sin pensar en lo que te puede doler o manchar regresar al sitio donde fuiste tan feliz y donde, probablemente, va a ser complicado empezar de nuevo. «No he pensado en eso», dijo Zidane cuando le dijeron que volvía a un equipo con muchos problemas después de haber ganado tres Champions consecutivas y en total, nueve títulos. Es decir, que con su currículum lo más sencillo era decir que no y mantenerse intacto y triunfador en su pedestal y su pasado. «He vuelto porque me llamaron», continuó Zidane, tan sencillo y a la vez tan contundente, tan tímido como hace 284 días, el 31 mayo de 2018, cuando decidió abandonar el club blanco por sorpresa, sin avisar y en la cúspide. «Me fui del club porque yo era entrenador del Madrid y la plantilla necesitábamos un cambio, posiblemente lo necesitaba antes de irme yo. Este club es lo que tiene y había que cambiar», explicó el entrenador francés.

Ahora regresa otra vez como salvador para una situación complicada, con un equipo deprimido y sin objetivos que cumplir durante toda la primavera. Lo cierto es que ya cogió al Madrid así una vez y lo llevó al cielo. «Los madridistas hemos vivido una etapa sólo comparable a aquella que marcó el ritmo de nuestro destino», decía Florentino Pérez, en el discurso de presentación del regreso de Zidane.

Fue la llamada del presidente la que le decidió. Donde se esperaban negociaciones duras o tiras y aflojas, se encontraron con un entrenador dispuesto a hacerse con el equipo porque lo consideraba su deber. No porque tuviese una deuda por irse a la francesa. No por deber. «¿Qué sintió cuando le dijeron sí quería volver?», le preguntaron.

–«Que quería volver».

Pragmático y poco dado a exteriorizar sus sentimientos, Zidane mostró su madridismo. «Yo no tuve dudas de volver ahora o al principio de la próxima temporada. Yo es que quiero mucho al club», continuaba. Firma por los once encuentros de esta temporada y por las próximas tres siguientes, un contrato largo que ambas partes esperan cumplir esta vez porque será señal de que las cosas están saliendo como se esperaba. No ha habido negociaciones en las que se ha prometido a Zidane tener todo el mando de los fichajes o de la parte deportiva, aunque es evidente que un entrenador que vuelve como salvador del equipo y al que se ficha en marzo, pero pensando en junio, va a tener un voto determinante en los fichajes. «Vamos a cambiar, tenemos que cambiar para el próximo año, hay que hablar con el presidente. Pero también faltan once partidos y hay que acabar bien esta temporada».

Desde la derrota contra el Ajax en la Champions, en la semana fatídica del Real Madrid, el club entendió que había que dar un golpe de timón sin esperar al final de temporada siquiera. El año que viene no empezaba en junio, sino que comienza ahora. «Hay que trabajar en las líneas que marque el nuevo proyecto del equipo», aseguraba el presidente. en la sala de Prensa del Bernabéu, frente a Zidane. Y durante estos días, desde el club blanco se estuvo trabajando en dos frentes: Zidane y Mourinho, los dos entrenadores que mejor huellan han dejado dentro del club. Pese a que salieron más nombres, el plan de trabajo nunca se movió de esos márgenes. Dos estilos diferentes, pero ambos ganadores.

Pero Zizou dijo sí y entonces ya no hubo dudas, no hubo que hacer movimientos. El pasado de Zidane no sólo está más cercano, sino que es más triunfador que el de Mou. Según Florentino fue hace cinco días cuando se produjo la conversación decisiva. Una de las teorías que se manejaba era que el portugués tenía más prisa por volver a entrenar que Zizou y que sin ninguna duda estaba dispuesto a coger el equipo enseguida, mientras que el francés tenía más dudas. Él las negó ayer con rotundidad. «He descansado y tenía ganas de volver a entrenar. Te llaman y vuelves, eso es todo», ha continuado Zidane. «He estado nueve meses haciendo mis cosas, recargando baterías y estoy listo para volver. Yo quiero mucho a este club y eso sé que molesta a mucha gente. He tenido varias propuestas, pero no he querido marcharme de Madrid». Zidane tiene a varios de sus hijos jugando en la categorías inferiores y siempre ha vivido muy cómodo en esta ciudad.

En la sala de Prensa del Bernabéu desfiló todo el madridismo. El presidente, la Junta Directiva, el departamento de Prensa, pero también ex jugadores ligados ahora a la entidad como Raúl, Roberto Carlos o Arbeloa. No era una presentación normal, era el regreso de Zidane y había que prepararlo a la medida de una de las grandes leyendas. «La pasión que te une a este club es eterna. Si vuelves es porque amas este club», contó el presidente. Nada como Zidane para que el Madrid recupere toda la esperanza.

¿De qué hablamos?

El Real Madrid hizo ayer oficial el fichaje de Zidane como nuevo entrenador del primer equipo sustituyendo a Solari. Al argentino se le ha ofrecido seguir en el club, pero aún no ha respondido.