En el césped y en Twitter

Ramos y Piqué personifican el carácter de sus equipos dentro y fuera del campo

Los centrales de ambos equipos son combativos dentro y fuera del campo
Los centrales de ambos equipos son combativos dentro y fuera del campo

Los dos centrales son compañeros en la Selección, comparten el centro de la defensa de España y su relación es buena en el vestuario de Lopetegui, pero al mismo tiempo son los extremos del clásico de esta noche en el Bernabéu.

Piqué escribe tres puntos suspensivos en Twitter después de uno de los goles de Cristiano en la vuelta de cuartos de la Liga de Campeones y Sergio Ramos responde nada más salir de la ducha: «Que vea otra vez el partido de vuelta contra el PSG y a lo mejor le faltan puntos. No me sorprende, es así el personaje, no es nada nuevo, ya lo conocemos». Los dos centrales son compañeros en la Selección, comparten el centro de la defensa de España y su relación es buena en el vestuario de Lopetegui, pero al mismo tiempo son los extremos del clásico de esta noche en el Bernabéu. Sergio es el que pide a su afición recibir al autobús para calentar el partido frente al Bayern y Gerard sólo necesita publicar unos cuantos caracteres en las redes sociales para que el barcelonismo se ponga detrás de la reivindicación de su ídolo. La figura de ambos va más allá del terreno de juego por lo que representan. Algo así como la personificación del escudo de dos rivales históricos que hoy se juegan medio título de Liga.

Seguramente Piqué se llevaría una pequeña decepción si hoy el público del Bernabéu no le recibiera de una forma especialmente hostil, pero no hay ningún riesgo de que esto ocurra. Tendrá todos los pitos posibles cuando su nombre se escuche en la megafonía y algunos más cuando toque el balón en los primeros minutos. Su segundo apellido es el mismo que el del nombre del estadio blanco, pero ahí terminan las coincidencias entre el defensa y el madridismo. Kevin Roldán, la mano abierta con los cinco dedos bien estirados al aire después de una goleada azulgrana en el Camp Nou y la regañina a Munir cuando sin querer evitó que Piqué anotara un quinto gol también en el Bernabéu son sólo algunas de las cuentas pendientes entre el futbolista y la hinchada blanca, a las que en los últimos tiempos se han unido sus declaraciones sobre los valores que transmite el Madrid o los hilos que se mueven en el palco. Lo último ha sido la frase en la que al mismo tiempo que alababa al Camp Nou por animar en la derrota, se refería al madridismo como los «que pitan incluso cuando ganan». A todo esto responderá el Bernabéu como en cada visita de Piqué.

Ramos es el otro extremo del vaso comunicante, héroe del partido de ida en el Camp Nou con uno de sus cabezazos salvadores para conseguir el empate. La afición y hasta sus compañeros se giran hacia él en las situaciones más desesperadas en busca de uno de sus milagros. Ha alcanzado un punto de madurez perfecto para ser el líder del vestuario y Lucas Vázquez ha reconocido hace poco en RMTV que el sevillano fue el que más le ayudó para adaptarse en su regreso al club. Es el defensa más utilizado por Zidane en Liga y el último jugador que entró en las rotaciones del técnico. Como Piqué, es parte del carácter del equipo, así que mejor tenerlos sobre el campo.